Certifican normas de calidad para licitar obras públicas provinciales

Las normas ISO 9001:2015 permiten estandarizar el procedimiento desde el proyecto de la obra hasta su efectiva licitación. Mejores plazos y menores costos son algunos de sus beneficios.
El procedimiento de licitaciones públicas provinciales que involucra mayor cantidad de actores, se estima que alrededor de 300, y que por su magnitud requiere de innumerables instancias de aprobación, se certificó bajo el sistema de gestión de calidad ISO 9001:2015.

Es un salto cualitativo dentro de la Administración Pública, que permitirá disminuir errores, acelerar los tiempos y bajar los costos. Se capacitaron 300 personas para normalizar el procedimiento que previamente fue relevado en cada uno de sus puntos neurálgicos. Fue un proceso intenso, en el que se contó con los aportes de la Fundación UNCuyo para la capacitación y consultoría previa a la certificación que el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) entregó hoy en La Enoteca.

“Es un cambio de paradigma laboral, desde la profesionalización del recurso humano del Estado, que se relaciona con la política de servicio en la gestión pública. Tuve la oportunidad de realizar este procedimiento en Godoy Cruz y, a pocos días de terminar mi gestión, tengo la satisfacción de poder replicar esta certificación de calidad en los procesos licitatorios de la obra pública”, sostuvo el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, durante la entrega de los reconocimientos emitidos por IRAM a los equipos de trabajo del ministerio.

LEÉR MÁS  Sitios donde se vive la cultura

Desde la idea a la concreto: el largo camino para ejecutar una obra

Todas la obras públicas, tanto las ejecutadas por el IPV, la Dirección Provincial de Vialidad o directamente por el Ministerio de Economía, nacen desde la declaración de algún sector del Estado, ya sea ministerio o subsecretaría, que expone la necesidad y sus fundamentos para ejecutar determinada obra. Desde allí se activan los procesos para elaborar la carpeta licitatoria.

Es un trabajo espiralado que requiere la colaboración de muchas personas para avanzar con el expediente, que pasará por las oficinas de Proyectos y Licitaciones, Costos y Cómputos, Legales y Administración.

“El proceso que va desde la idea de obras hasta la ejecución concreta es más amplio porque, además de lo especificado anteriormente, incluye el proceso de concurso de la oferta, el informe de méritos, la actualización de proveedores habilitados, la elección del mejor oferente, el contrato de inicio de obra y partir de allí todos los elementos que implican acompañar y pagar los avances de la construcción hasta finalmente llegar a la obra terminada. El procedimiento certificado es la primera etapa de un amplio plan de normalización general de los procesos del Estado”, explicó Mauricio Iglesias, director de Control de Gestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here