Este viernes por la madrugada se realizó la pericia de luminosidad en la zona donde murió luego de ser atropellado Genaro Fortunato a la salida del bar Mona.

Así se analizó el alcance de la luz artificial de la vía pública y las del Fiat Idea, que conducía Julieta Silva, quien atropelló a Fortunato. Esta prueba la había solicitado el abogado Tíndaro Fernández, que representa a la familia Fortunato y quien se mostró conforme con lo analizado en esta madrugada.

“Se midió el estado de la calzada, la iluminación en el lugar y la verdad que no hay objeción alguna de nuestra parte a la simulación que se hizo”, indicó el letrado para quien se confirmó que con luces bajas o altas del vehículo que manejaba la acusada existe buena visibilidad en el lugar donde murió el rugbier.

“Se determinó bien el grado de alcance de las luces que es de 40 metros con bajas y de 80 con altas”, dijo Fernández y aclaró que estas pruebas no son una reconstrucción del hecho.

Por su lado, la fiscal Andrea Rossi señaló que el resultado de las pericias sería incorporado en 15 días y cuando se incorporen al expediente, estará en condiciones de elevar la causa a juicio. Asimismo, la representante del Ministerio Público Fiscal, calculó que el debate oral tendrá lugar a principios del año que viene.

Los jueces consideran que son múltiples los factores que influyeron aquella noche en la falta de visibilidad. Por un lado Silva conducía sin lentes, teniendo en cuenta su alto grado de astigmatismo, llovía copiosamente, los vidrios estaban empañados y el cuerpo del joven quedó en una zona no alcanzada por el cono que proyectaba la luminaria pública.

Actualmente Silva tiene dos imputaciones en la actualidad: homicidio culposo agravado y homicidio simple con dolo eventual por lo que podría llegar al juicio acusada de ambos delitos y determinarse en ese debate cuál le corresponde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here