Caso Fortunato: el “trapito” contradijo a Julieta Silva

Ariel Aksenen, el joven que cuidaba coches en la puerta del boliche “La Mona”,y único testigo, hizo un pormenorizado relato sobre lo que vio

“Yo lo vi todo”, la frase con la que comenzó a dar testimonio Ariel Aksenen, el testigo clave que la noche del 9 de setiembre observó de principio a fin lo que ocurrió con Julieta Silva y Genaro Fortunato en las afueras del bar La Mona.

La declaración del cuidacoches le sirvió a la parte acusadora para rebatir algunas de las afirmaciones de Silva.

A diferencia de lo que había manifestado Silva, Aksenen dijo sin titubear que ambos llegaron al auto discutiendo, que Genaro nunca se subió al Fiat Idea sino que ella estuvo en el lado del conductor en todo momento y la remató cuando afirmó que Julieta después de hacer la U regresó “rápido”.

“Cuando me decía yo no fui, ella ya sabía lo que le había pasado al muchacho” tiró el trapito y más adelante describió una escena casi de terror “fue como una explosión, cuando la cabeza revienta. El auto se ladeó, las dos partes (por los ejes delantero y trasero)”.

La segunda jornada del juicio, que se lleva adelante en San Rafael por la muerte del rugbier el año pasado, se extendió por unas 10 horas y lo más sustancioso comenzó pasadas las ocho de anoche cuando ingresó a la sala Ariel Aksenen.

LEÉR MÁS  Un hombre desapareció en Tunuyán y lo buscan desde hace cinco días

El relato del cuidacoches a los jueces Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle comenzó con “yo lo vi todo” y el punto de partida es cuando Julieta y Genaro van por el estacionamiento camino al vehículo.

Mientras la imputada declaró que llegaron al automóvil sin pelear y ella se subió del lado del acompañante mientras que Genaro lo hizo del lado del conductor pero luego decidió bajarse para regresar al boliche, Aksenen contó que “estaba afuera, sale ella (primero) y se va, no contesta (cuando le quiso cobrar) y él me dijo que me iba a pagar.

En la secuencia de hechos que describió el cuidacoches, Silva “hace marcha atrás, había bajado la ventanilla, arrancó y el muchacho se agarró de la ventanilla, corre al costado y no le da el tranco y se cae, en el medio de la calle. Yo lo miro cuando se cae, ella hace la U y cuando pega la vuelta me quedo parado mirando. El muchacho con los brazos para arriba y ella no bajaba la velocidad, llegó y se la pegó”.

LEÉR MÁS  El alumno afectado con estreptococo pyogenes evoluciona bien

“Le hice señas y le gritaba que parara. Me paré en el medio de la calle y frenó y le dije atropellaste al pibe y me discutía que no”.

Entre los dichos del trapito, también aseguró que Silva nunca descendió del Fiat para ver lo que había sucedido o intentar socorrer a Genaro y solo abrió la puerta para “salir corriendo atrás mío porque le saqué las llaves” y luego remató: “se las saqué porque para mí se iba a ir”.

Para saber más

Once testigos en la segunda jornada

Este miércoles se escuchó, principalmente, el testimonio de los efectivos policiales que tuvieron que actuar tras ocurrido el hecho.

En la jornada de hoy, será el turno de los peritos

Entre los profesionales se aguarda la presencia de un oftalmólogo que pueda dar crédito al tema de la visión de la acusada.

Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Laigle son los jueces que llevan adelante este juicio que busca aclarar la muerte del joven Fortunato Genaro en un hecho ocurrido hace casi un año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here