Kevin Guerrero, el joven que transitaba la prisión domiciliaria y contaba con una pulsera electrónica el día del crimen de la empresaria Norma Carleti, quedó aún más complicado con los resultados de un cotejo de ADN.

Según informaron fuentes policiales, le detectaron al imputado restos de piel de la víctima debajo de sus uñas. De esta manera, quedó confirmado que estuvo en la escena.

LEÉR MÁS  Se robaron camisetas de la Selección en Luján

De acuerdo a los resultados de las pericias que se conocieron este lunes, una prueba dio positivo con Kevin Guerrero, el primer sospechoso en ser arrestado. En función de los datos que arrojan estas comparaciones genéticas sobre el joven de 22 años que se encontraba con prisión domiciliaria, crecen las sospechas de que fue el autor material directo de la empresaria.

LEÉR MÁS  San Martín: un picado de barrio terminó con un adolescente acuchillado

Los pesquisas le tomaron rastros que tenía en sus manos y las compararon con el perfil genético de la víctima. Tras los resultados, para los investigadores podría ser fue el principal agresor de la empresaria.

Por estos días, el fiscal Adrián Frick continúa trabajando en el expediente, y sumó este informe al sumario.

La causa por el crimen de Carleti tiene cinco sospechosos detenidos e imputados por homicidio calificado con alevosía. Tres son hermanos (Kevin, Alexis y Ever Guerrero) e hijos de un empleado de confianza de Hisa, Juan Carlos. El restante es Iván Alexander Jira, quien fue arrestado en su hogar el día siguiente del crimen.

LEÉR MÁS  Un testigo complica al futbolista que atropelló y mató

El último detenido fue Leonardo Hisa, ex esposo de la víctima que está preso, acusado de instigar el asesinato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here