Casi 10 años después, Mendoza volverá a medir su inflación

Por orden del gobierno kirchnerista, Mendoza dejó de medir su inflación, entre otros índices, a finales de 2007, cuando Julio Cobos dejaba la jefatura de Estado provincial para asumir como vicepresidente de Cristina.

Desde entonces, la provincia se alineó con el INDEC y en 2008 directamente se dejó de publicar la estadística para Mendoza. Hubo un intento de reanimarlo en 2011, pero en 2012, nuevamente por presiones nacionales, se descartó la posibilidad.

Ahora todo indica que a mitad de año, en junio, o incluso un poco antes, la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), dependiente del Ministerio de Gobierno, comience a dar sus propios datos, aunque “en coordinación con el INDEC”, según afirmó el titular de la repartición, Facundo Biffi, economista e hijo del veterano dirigente de la UCR César Biffi, desde diciembre, presidente de la Cámara de Diputados.

Esa “coordinación” con el INDEC, aclaró el funcionario, tiene que ver con algunos métodos en común, intercambio de información pero de ningún tipo con “autorización” de la Nación para que Mendoza mida y publicite sus datos.

Incluso Biffi adelantó que ya se está trabajando en una página web para que cualquier ciudadano pueda conocer las estadísticas de Mendoza.

En ese sentido, el Gobierno provincial espera seguir los pasos de distritos como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de San Luis, que siguieron midiendo la inflación e incluso su última medición (24%) ha sido tomada como válida por varios funcionarios del Gobierno nacional para discutir las paritarias que se vienen.

Si bien Alfredo Cornejo quiere mantener una excelente relación con Mauricio Macri, tiene sus propios problemas para dar una batalla fronteras afuera. Así, prefiere ser cauto con la cuestión de las paritarias. “Ofreceremos lo que podemos pagar, no importa qué digan ni las consultoras privadas, ni el INDEC si alguna vez publica datos”, afirmó una fuente radical, dejando en claro que la crisis financiera será el parámetro a la hora de negociar con los gremios estatales, que ya pusieron el grito en el cielo.

Incluso los jefes paritarios ya han comenzado a enviar mensajes a los sindicatos para ir marcando la cancha. A finales de este mes comienza la negociación con los docentes, y la cifra de 22% que el Gobierno maneja como “razonable”, ha sido rechazada de plano. Desde el SUTE, han reclamado que el índice local esté listo “lo antes posible”, pero han rechazado de plano el 22% de suba, y, afirma el sindicato, no se sentará a hablar por menos de 35%, teniendo en cuenta “la brutal devaluación de diciembre y la escalada de precios de enero”.

Fuente: Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here