Un centenar de policías y penitenciarios retirados, comandados por Omar Alcalde de Amupol, ingresaron este mediodía al cuarto piso de la Casa de Gobierno y reclamaron con violencia un reajuste salarial aprobado por ley y que aún les adeudaría el Ejecutivo. A metros del despacho donde estaba el gobernador, Infantería los redujo arrojando gas pimienta, por lo que los ex uniformados estallaron en furia, destrozando todo a su alrededor.

La protesta derivó en un caos total cuando ingresó la policía con el fin de desalojarlos y los manifestantes reaccionaron con agresividad rompiendo vidrios y parte del mobiliario. Hasta un cuadro de Fader, según lamentó más tarde Francisco Pérez.

A esa hora, las 11.30, el gobernador tenía prevista una actividad ahí mismo que terminó suspendida cundo Infantería arrojó el gas. Junto a la ministra de Cultura, Marizúl Ibáñez, iban a distinguir al Coro Universitario de la U.N.Cuyo con el título honorífico de “Embajador Cultural de Mendoza” por sus 50 años de trayectoria.

LEÉR MÁS  Orozco y el fallo de la Corte: “Nos han cercenado una parte de nuestro territorio”

Los manifestantes pretendían que el mandatario los atendiera, pero eso nunca sucedió. Cuando llegó algo de calma al edificio del Barrio Cívico, Pérez habló sobre el tema con algunos medios  de prensa vía telefónica.

Fue entonces cuando el gobernador acusó a estos policías retirados de haber actuado como ”una patota sindical”, ”como barra bravas”, y ”no como personas que alguna vez cuidaron la seguridad” en la provincia.

Durante unos 40 minutos se vivieron continuas escenas de tensión en la Casa de Gobierno (tanto en el interior como afuera, sobre todo la parte trasera que da a la calle Peltier), ya que los protestantes tiraron petardos y se mantuvieron muy exaltados.

LEÉR MÁS  Chocó y murió: era madre de 4 niños pequeños

El ingreso de Infantería, en lugar de calmar los ánimos, complicó la situación al arrojar gas pimienta, provocando que varios manifestantes y periodistas apostados allí sufrieran las consecuencias.

Los manifestantes que reclaman por una millonaria deuda previsional, que según Alcalde afecta  a más de 6.000 retirados de las Fuerzas, estuvieron protestando afuera de la Casa de Gobierno por al menos 20 minutos, lanzando petardos, con cánticos.

Y cuando decidieron ingresar al edificio, no hubo resistencia por parte del personal policial en funciones, con lo que tuvieron vía libre para llegar hasta el cuarto piso, donde está el despacho del gobernador.

LEÉR MÁS  Una mujer murió en un accidente vial en San Martín

Una vez allí, coparon todo el hall y la escalera hacia el tercer piso, a los gritos y golpeando las puertas exgían que alguien los atendiera. Y cuando se abrió la puerta algunos creyeron que saldría algún funcionario de Gobierno a recibir a Alcalde y otros representantes, pero era Infantería.

Sin mediar ninguna orden de alejamiento, los efectivos tiraron gas pimienta, provocando consecuencias a nivel físico, que produjo que muchos abandonaran el lugar (sobre todo los de mayor edad), pero otro grupo se quedara destrozando las instalaciones.

Los empleados de la Casa de Gobierno también sufrieron los efectos del gas pimienta por lo que se rompieron varios vidrios para tomar aire y muchos se autoevacuaron.

Hubo varios heridos con cortes y afectados por el gas emanado por los efectivos.

Fuente: SitioAndino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here