La gran cantidad de hectáreas afectadas en San Juan y Mendoza por la llamada ”polilla de la vid”, que viene en crecimiento en los últimos meses, una plaga que impacta en la calidad de la uva, tanto para consumo en fresco como para vinificación, llevó al secretario de Agricultura de la Nación, Ricardo Negri, a calificar de ”grave” la situación en la región.
El funcionario estuvo ayer en San Juan para participar en la reunión del Consejo Federal Agropecuario (CFA) y dijo que la decisión del Gobierno nacional es que ”no se siga incrementando”. El Ejecutivo nacional ya viene dando respaldo al combate de la enfermedad con el aporte de recursos.
Según datos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), en San Juan están en cuarentena, es decir bajo observación, un total de 15.600 hectáreas.
Eso es el 32,9% de la superficie plantada con vides, que asciende a 47.394 hectáreas, de acuerdo a cifras oficiales del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). Pero en el caso local lo preocupante es el veloz crecimiento este año de la superficie tomada por la Lobesia botrana, como también se conoce a la enfermedad.
Es que en marzo había 4.500 hectáreas con la plaga, en octubre eran 9.000 y ahora son 15.600, es decir que hubo un crecimiento en 7 meses del orden del 246%.
La razón, según los especialistas, es que inciden la acción de los vientos y la entrada de maquinarias o vehículos desde Mendoza donde ya ha hecho estragos.
Por eso no es casualidad que a la cabeza de los departamentos con la enfermedad se encuentren Sarmiento y 25 de Mayo, los más próximos a la vecina provincia. En total son 11 los distritos en los que se ha detectado la presencia de la plaga.
El resto son Caucete, Pocito, Albardón, Santa Lucía, 9 de Julio, Chimbas, Rawson, San Martín y Ullum. En Mendoza la situación es peor porque hay 130.000 hectáreas afectadas por la plaga, el 81% del total de los viñedos que hay en la provincia, que ascienden a 159.649 hectáreas.
La Lobesia botrana es una plaga cuarentenaria que ataca principalmente a la vid, ocasionando una merma en la producción por la destrucción de frutos, además de la pérdida de calidad de la uva (ver aparte).
La lucha se basa en la aplicación de insecticidas, que deben ser adquiridos por los propios productores y que, en caso contrario, son castigados con el pago de multas.
En su paso por San Juan, el secretario De Negri se refirió también al caso de la importación de vinos chilenos y su impacto en el mercado, cuando está tan próxima la cosecha.
Dijo que ”la discusión hay que ponerla en el punto justo, porque lo que se importó es ínfimo en términos del volumen total de producción”. Y agregó que ”se trata más de de una noticia periodística que de un hecho que vaya a cambiar la agenda en la región”.
El secretario Ricardo Negri dijo que ”la Lobesia botrana es una plaga que nos sorprendió por su impacto en Mendoza en los últimos años y ahora es grave por el avance en la región. El año pasado vimos lo peor de este mal y no queremos que se siga incrementando”.
”Lo que queremos es que la integración regional sea cada vez más beneficiosa para Argentina y Chile, hay mucho para trabajar en eso. Para nosotros Chile es una salida comercial muy interesante”, sostuvo.
En el caso de la ayuda nacional para combatir la plaga, a principios de este mes el Senasa hizo un aporte de 12,5 millones de pesos para combatir el mal. La intención del Gobierno provincial, según se anunció en esa oportunidad, es destinar los recursos principalmente a adquirir insecticidas, un insumo básico en la campaña para erradicar la plaga.
2.400 trampas para detectar la presencia de la polilla se han colocado en diferentes zonas de la provincia.
Una vez declarada una zona en cuarentena, como en los 11 departamentos afectados por la plaga en San Juan, se deben realizar obligatoriamente dos años de tratamiento.
Sesionó el Consejo Agropecuario
Con la presencia del secretario de Agricultura de la Nación, Ricardo Negri y del secretario de Coordinación y Desarrollo Territorial, Santiago Hardie; ayer se realizó la II Reunión de la Comisión Regional de Nuevo Cuyo del Consejo Federal Agropecuario.
Al evento acudieron referentes de producción de San Luis, Mendoza, La Rioja y San Juan, los funcionarios nacionales y provinciales y coordinadores del CFA. El ministro local, Andres Díaz Cano destacó la necesidad de acordar políticas de mediano y largo plazo para trabajar en temas sanitarios y abogó por mayor financiamiento para que el productor pueda incorporar maquinaria, riego por goteo, y tecnología en general, ya que hoy hay muchos productores que no lo tienen”.
Por último hizo referencia a la importación de vinos y su impacto negativo en la región.
LEÉR MÁS  Un niño murió ahogado en una represa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here