Dado el espectro de la crisis hídrica que atraviesa nuestra provincia, desde Aysam y EPAS apuestan a la conciencia ciudadana para evitar excesos y mantener los niveles adecuados hasta marzo de 2014.

Como todos los años, Aguas Mendocinas realiza controles constantes mediante la toma de fotografías aéreas y el trabajo de alrededor de una decena de inspectores encargados de recorrer los distintos puntos de la provincia.

Desde la empresa aseguran que en estos últimos años los mendocinos han mostrado una evolución en el uso racional del recurso hídrico domiciliario, lo que los alienta a seguir con su política de incentivar el autocontrol y no centrarse en las multas.

Por su parte, el Ente Provincial del Agua y de Saneamiento (EPAS) dispuso el nuevo horario de restricción de uso del agua potable para todo el territorio provincial que comenzó a regir desde el domingo 1 de septiembre de este año y se extenderá hasta el 31 de marzo de 2014.

De este modo, entre las 8 y las 22, el riego de jardines y calles no pavimentadas, llenado de piletas mediante manguera, hidrolavadora o sistema de aspersión; así como cualquier otro uso abusivo del suministro domiciliario, quedará completamente prohibido.

A estas restricciones se suman las prohibiciones reglamentadas por EPAS para todo el año durante las 24 horas del día y que consisten en el lavado de veredas y automóviles mediante manguera y/o hidrolavadora (sí autorizado con balde), riego de calles pavimentadas por cualquier medio (balde, manguera, otros) y uso de agua potable extraída mediante conexiones clandestinas.

El objetivo de esta reglamentación es colaborar con la correcta administración de la producción y reservas de cada planta potabilizadora, atendiendo al impacto que las altas temperaturas tienen en el consumo de agua potable de la población, sobre todo cuando se utiliza la manguera.

Actualmente, en las zonas urbanas de Mendoza, el riego de jardines se realiza casi exclusivamente con agua potable. El uso de la manguera implica un consumo de aproximadamente 800 litros en una hora, cuando la Organización Mundial de la Salud estipula en 250 litros diarios la cantidad que necesita una persona para satisfacer todas sus necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here