Alvear: policía le salvó la vida a un bebé de 9 meses que cayó a un cauce de riego

Carlos Vega le practicó RCP. El efectivo estaba de franco y pasaba casualmente por el lugar. “Hice lo que cualquiera hubiera hecho”, dijo.

Un policía alvearense se convirtió en héroe tras revivir a Simón, un bebé de 9 meses que cayó a un canal en General Alvear. De casualidad, el efectivo pasaba por la zona cuando estaba de franco y salvó la vida del pequeño. “Lo único que hice fue mi trabajo”, dijo él, en un notable gesto de humildad.

El incidente se produjo en la mañana de ayer, minutos antes de las 12, en Alem norte al 500 del departamento del Sur provincial.

El auxiliar Carlos Vega (38) estaba de franco y se cruzó con el incidente sin querer cuando volvía a su casa. Primero llamó para pedir asistencia después le practicó RCP, lo revivió y el niño pudo resistir hasta que llegó la ambulancia.

“Hice lo que cualquier policía hubiera hecho en mi lugar, hice lo que me enseñaron y lo haría también si fuera un civil”, dijo el efectivo.

Según el parte emitido desde el hospital Enfermeros Argentinos, después de estabilizar al niño lo derivaron al hospital Schestakow (que cuenta con terapia intensiva pediátrica) para profundizar los controles. El niño está fuera de peligro.

A tres meses de cumplir el año, Simón volvió a nacer y el auxiliar Carlos Vega, que cumple funciones en la Comisaría 26 de Villa Atuel, fue parte de ese milagro.

Aprovechando la hermosa mañana primaveral, Simón jugaba con su hermano de 9 años en el patio delantero de la casa mientras el padre se encargaba de los preparativos para el almuerzo. Todo era normal y nada hacía pensar cómo se desencadenarían los hechos.

LEÉR MÁS  Se bajó de su camioneta para llamar por teléfono y le robaron $ 24.000 en el Acceso Sur

Cerca del mediodía, mientras ambos niños jugaban al calor del sol, el pequeño Simón estaba en el andador y en un abrir y cerrar de ojos sus piecitos lo llevaron hacia la vereda y terminó cayendo dentro del cauce de riego.

El agua lo arrastró alrededor de 30 metros hasta que el andador se enganchó debajo de un puente en las inmediaciones de Alem norte y Luis Agote.

El padre, los vecinos y la gente que estaba por la zona corrieron para socorrerlo. En ese tumulto de gente apareció también el auxiliar Vega, que regresaba de la Comisaria 26 después de una larga y agotadora jornada laboral.

“Salí de guardia en la mañana y volvía a mi casa. Un móvil me acercó hasta Jaime Prats y desde ahí hice dedo hasta que un auto paró y me llevó. Cuando pasando por el lugar vi que algo raro pasaba y le dije al del auto ‘bajame urgente’ y el vehículo se detuvo en medio de la calle. Como será que me olvidé el bolso en el auto, después me lo llevaron”, relató el auxiliar Vega.

Al acercarse al amontonamiento de gente, el policía se encontró con un escenario crítico en el que cada segundo podía hacer la deferencia entre la vida y la muerte.

El padre colgaba hacia abajo y peleaba con la corriente, los vecinos lo sujetaban de las piernas y así entre todos lograron sacar al bebé del agua.

LEÉR MÁS  Jugaba con fósforos y prendió fuego a la casa

“El nene estaba sin signos vitales y, como nadie había pedido ayuda, lo primero que hice fue llamar a la comisaría para que me mandaran un móvil urgente (previendo en la rapidez para trasladarlo al hospital) y también llamé al hospital por la ambulancia. Había un hombre con él, no sé quién era, él estaba ahí con el niño y yo me puse con él”, continuó.

Los masajes cardíacos y la respiración boca a boca surtieron efecto. Esos primeros auxilios fueron fundamentales para que Simón expulsara agua y volviera a respirar hasta que segundos más tarde arribó la ambulancia del hospital y lo trasladaron a la sala de emergencias con principio de asfixia por inmersión. El bebe quedó internado en el pabellón B del nosocomio alvearense y luego decidieron derivarlo al Schestakow en San Rafael.

“Fueron tres o cuatro minutos de desesperación, lo único que hice fue concentrarme en ayudar a ese niño, no me importaba otra cosa. Después pensaba, si no llamo por teléfono tal vez la gente esperaba hasta lo último para pedir una ambulancia e iba a ser tarde. Lo único que hice fue mi trabajo”, sostuvo el policía.

“Todos los policías tienen cursos de primeros auxilios y cada año se van actualizando. Es loable y destacable cómo actuó el policía, además estando de franco. Más allá de que no trabaja en la dependencia a mi cargo, es una satisfacción y orgullo para todos”, dijo el comisario Modesto Bravo, titular de la seccional 14 de Alvear en donde quedó asentado el incidente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here