Entre la totalidad de los candidatos mendocinos que se ponían a consideración del pueblo en las últimas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del último domingo hubo ganadores y perdedores. Entre los segundos, los que no quedaron bien parados, hay algunos a los que la derrota puede complicarlos no sólo en su carrera política, sino también en su trabajo diario. ¿De quién hablamos?

Nos referimos a la combativa gremialista Raquel Blas, quien se postuló como candidata al Senado de la Nación en primer término y en la que el Partido Obrero mendocino depositó sus esperanzas, sin obtener el rédito esperando. Un dato no menor es que Blas ni siquiera obtuvo el apoyo de sus afiliados en el gremio que conduce.

Al analizar los datos oficiales con el 98,7% de las mesas escrutadas podemos ver que el Partido Obrero perdió contra el PTS “por goleada” en toda la provincia, también en la categoría para Senadores. Ahí, donde Blas encabezaba la lista “Unidad U2”, el PO no llegó al 1% de los votos totales (0,89%) y sólo obtuvo el 9,4% de las adhesiones del Frente de Izquierda.

LEÉR MÁS  Detuvieron un camión con mercadería ilegal en Uspallata

La totalidad de votos obtenidos por el Partido Obrero en la categoría Senadores, donde Blas era exponente máxima, es 8.288. Así, teniendo en cuenta que el padrón de afiliados de la Asociación de Trabajadores Estatales, la cual conduce la precandidata, alcanza los 14.000 afiliados, podemos afirmar que a la titular del sindicato más combativo de Mendoza no la apoyaron ni la totalidad de sus representados.

LEÉR MÁS  Un alvearense entre la tripulación del submarino perdido

Recordamos que ATE es uno de los sindicatos estatales más importantes de Mendoza (después del Sute) y representa a una gran diversidad de trabajadores, entre las que se encuentran empleados de Casa de Gobierno, del Tribunal de Cuentas, del Iscamen, de Salud, Educación y otras dependencias gubernamentales. No obstante, este crisol de representación no logró traducirse a las urnas provinciales.

Nobleza obliga, resaltamos que si bien el desempeño de Blas y su lista de senadores estuvo muy por debajo de las expectativas (sobre todo teniendo en cuenta el alto nivel de conocimiento de la candidata), la titular de ATE logró 691 votos más que Jorge Altamira en la categoría presidente en Mendoza. Esto significa que muchos mendocinos cortaron otra lista de senadores y agregaron a Raquel Blas en su voto, pero esto no le alcanzó para mucho.

LEÉR MÁS  Por irregularidades en su gestión, multan al ex intendente de Santa Rosa

Un dato no menor, y por el cual nos animamos a decir que el flojo desempeño electoral de Blas puede complicarla en su trabajo diario, es que el próximo 2 de septiembre se desarrollarán las elecciones provinciales de ATE. Ahí el sector “Naranja” que conduce Blas estará representado por Roberto Macho, mientras que la lista “Verde” buscará arrebatarle la conducción del gremio con Carlos Simón como candidato.

Recordemos que la relación entre Blas, Macho y Simón era de compañerismo hasta 2014, cuando el gremio se quebró y ahora el secretario gremial armó su propia lista. “La adhesión tan clara de Blas al Partido Obrero fue fundamental para la decisión”, explicó Simón en su momento.

Fuente: Sitio Andino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here