Detalles a considerar en materia económica. Si hoy demora en recuperarse, como parece, o si el repunte es de una magnitud insuficiente para las aspiraciones electorales oficiales del año que viene, la necesidad de que Mauricio Macri coordine con más sintonía su gabinete económico aumentará.
Según detalla el diario Clarín, es particularmente por las diferencias entre el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger.
Es cierto que la recesión y la inflación alta no son culpa de la visión distinta sobre la economía entre ambos, sino de que el Gobierno corrigió el atraso en los precios del dólar y tarifas.
Pero en la Casa Rosada reconocen que a medida que queda atrás la espuma de los holdouts, el FMI, las metas de inflación y el blanqueo, las desavenencias entre Hacienda y el Banco Central aflorarán con más vigor porque la agenda que viene es la del crecimiento y habrá más puntos de fricción entre ambos.
Prat-Gay cree que cuanto más severa sea la política monetaria -dejar la tasa de interés en un nivel alto-, más daño se ocasionará a la actividad. Sturzenegger, en cambio, piensa que la baja de la inflación, a través de la tasa, llevará a la recuperación.
En Hacienda no ocultan sus diferencias con el banco. Sólo que ahora ‘recuerdan’ que son 5 las semanas consecutivas con la tasa en 26,75%.
La postura contra el Central cosecha adeptos en otras áreas del gabinete. Por ejemplo en el Ministerio del Interior. Cuentan que Prat-Gay y Rogelio Frigerio se llevan cada vez mejor.
En el Gobierno no tienen dudas: la recuperación se sentirá en 2017. Un economista y funcionario dice que Sturzenegger mantendrá las tasas hasta fin de año. Y habría motivos. A las expectativas inflacionarias para 2017, el Central agrega el recalentamiento por la reactivación.
“El BCRA espera que la recuperación de la actividad económica prevista no comprometa al proceso desinflacionario en curso a través de presiones de demanda”, dice su último informe.
En el gabinete económico no hay diferencias sobre la reactivación: llegará. Dicen que en agosto y septiembre fue ejecutado el 25% del presupuesto del Ministerio del Interior ($ 15.000 millones) y que se crearon unos 9.000 puestos de trabajo en la construcción. Pero reconocen las limitaciones de las herramientas: la obra pública es 2% del PBI y el consumo es más del 70%.
Las labores de Sturzenegger y Prat-Gay son reconocidas en la Casa Rosada. Pero la lejanía de la elección no presionó tanto sobre los resultados. Si la recuperación fuerte no llega para 2017, el Presidente tendrá más incentivos para laudar: Sturzenegger y la inflación, o Prat-Gay y el crecimiento.
LEÉR MÁS  Etchevehere tras desvincular a 330 empleados: “Hay que adaptar la realidad del ministerio a la realidad del país”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here