Un plan para proveer a los súper con trabajo nacional

Con el fin de moderar el peso de las grandes corporaciones en el mercado de los productos de consumo masivo, la cámara de supermercados chinos, Casrech, impulsa un proyecto de ley para garantizar que al menos el 30% de los productos que se venden en los comercios de proximidad sea fabricado en pequeñas empresas de origen regional.

En el proyecto trabajan también la cooperativa Consolidar, que agrupa a cooperativas del sector alimenticio, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), entidades pymes, y la Secretaría de Participación Ciudadana del gobierno bonaerense.

”La idea es terminar con la concentración de las grandes cadenas que hoy ostentan un 95% de los productos en exhibición”, explicó a Tiempo Argentino Miguel Calvete, titular de Casrech. Ese porcentaje, agregó el dirigente, es dominio de apenas 30 empresas en su mayoría multinacionales.

Mientras se desarrolla un proyecto de alcance nacional, la iniciativa avanza en varios municipios bonaerenses, como La Matanza, Florencio Varela y San Martín, donde buscan que mayores porcentajes de los productos en oferta en las góndolas pertenezcan a cooperativas y pymes locales bajo la condición de que presenten productos competitivos. ”La idea es que se les dé (a esas fábricas) la posibilidad de tener un canal de venta para que no caigan en trampas monopólicas”, agregó Calvete.

Las pequeñas factorías pueden garantizar precios hasta el 50% más barato que los grandes proveedores.
Además de las ventajas que acarrearía un proyecto semejante para las pequeñas factorías los impulsores aseguran que esas fábricas pueden garantizar precios hasta el 50% más barato que los grandes proveedores. No obstante, un tema a garantizar es el financiamiento necesario para foguear a las fábricas de menor envergadura, así como también el redireccionamiento de subsidios que hoy son mayormente destinados a grandes empresas para ampliación de capacidades, cuando se trata de compañías que tienen estructura para autofinanciarse.

El proyecto tuvo buena recepción esta semana en las reuniones con el gobierno. Se calcula que la iniciativa podría tener un importante efecto en la formación de precios en tanto establecería valores de referencia desde unos 12 mil comercios sólo en la región metropolitana, contando supermercados chinos y almacenes de barrio entre otros locales considerados ”de proximidad”.

”Lo más significativo de la propuesta pasa por el diferencial de precios”, reconoció Calvete. Los rubros que presentan ventajas más notorias son limpieza, alimentos enlatados, y productos farináceos. Pero también se destaca la potencialidad de las pequeñas y medianas fábricas de envases de vidrio y otros materiales, sectores fuertemente monopolizados de la economía.

”La concentración que tiene del sector alimentación duplica a la de los medios de comunicación”, comparó Calvete para ilustrar las relaciones entre corporaciones, proveedores y otros eslabones.

Créditos

Calidad: ”Las pymes producen alimentos de nivel pero tienen problemas de escala que demandan financiamiento”, dijo Eduardo Amorín, de la cooperativa de consumo Consolidar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here