Dirigentes del radicalismo, el Partido Socialista, Libres del Sur y la Coalición Cívica despidieron el año y prometieron llegar con ”un programa amplio” a las elecciones legislativas. ”En 2013 tenemos el gran desafío de incorporar a los que aún no están y deben estar”, expresó el líder de Libres del Sur Humberto Tumini en una inequívoca referencia al Proyecto Sur que encabeza Fernando ”Pino” Solanas, a Unidad Popular y GEN, dos de las fuerzas que componen el FAP y se resisten a ser parte de una alianza con el radicalismo. ”Avanzar en una alianza con gente con la que no todos acordamos frena la construcción del FAP”, puntualizó Horacio Alcuaz, secretario adjunto del GEN.
A pesar de los resquemores que generaron los encuentros anteriores en el bar La Paz y en una audiencia por el Riachuelo, Victoria Donda y Humberto Tumini de Libres del Sur; Ricardo Gil Lavedra, de la UCR; Alfonso Prat Gay, de la Coalición Cívica y Roy Cortina, del Partido Socialista brindaron por el año próximo y prometieron llegar a un acuerdo para las elecciones de 2013. ”Nuestros dos grandes adversarios son el PRO y el kirchnerismo. Para ganar la Ciudad tenemos que unirnos todos aquellos que nos diferenciamos de estas propuestas políticas”, explicó Tumini, quien se mostró confiado con que Proyecto Sur sea parte de ese acuerdo: ”esta propuesta tiene que ir del centro a la izquierda con absoluta amplitud”, señaló.
”Creemos que hay un espacio de representación ausente en la Ciudad y si actuamos sin mezquindades y con grandeza podemos establecer una fuerza política importante para el futuro”, se esperanzó Gil Lavedra.
”Lo más difícil es aplazar los egos”, reconoció uno de los presentes. En ese plano las ya lanzadas postulaciones de ”Pino” Solanas y Rodolfo Terragno, más la reciente aparición de Elisa Carrió en la arena política porteña podría complicar las aspiraciones de un espacio que pretende resolver las candidaturas a último momento. Además ”Lilita” ya proclamó su rechazo a cualquier tipo de acuerdo partidario, algo que podría limitar las intenciones de Prat Gay y María Eugenia Estenssoro, quien no pudo asistir, pero envió saludos a través de Tumini. ”Tal vez hay que dejar que choque”, opinó otro de los asistentes al brindis en referencia al regreso de Carrió, confiado en que la chaqueña tendrá una baja performance electoral.
Desde dos de las cinco fuerzas que conforman el Frente Amplio Progresista rechazaron, una vez más, la posibilidad de un acuerdo. ”El FAP con los radicales no va, no tengo ninguna duda. Me animo a decir que no va porque ya no solo nosotros, sino que los socialistas tampoco tienen ninguna voluntad de ir con los radicales. Es atarse una piedra al pie y tirarse al agua. Resulta una actitud inexplicable, que no construye hacia adelante y tampoco suma. Es la Unión Democrática siglo XXI”, afirmó Alcuaz.
”Son definiciones que tomó Libres del Sur para construir un frente de centro derecha. Creemos que es una mirada limitada y no tiene que ver con las razones por las que fundamos el FAP, que es profundizar el progresismo junto a los sectores desencantados con el proyecto nacional, junto a Proyecto Sur y a las fuerzas independientes de izquierda”, dijo el diputado Claudio Lozano, uno de los líderes de Unidad Popular. Y soltó otra chicana: ”Los que se juntan para esa foto nunca ganaron una elección. La lógica de unirse ‘todos contra’ ya fracasó con la Alianza. Y tomar el atajo de en lugar de construir una fuerza propia abrazándose a la estructura de la UCR ya fracasó con el FREPASO y el ARI”, aseguró el diputado. «

Más problemas para Rafecas
En la última reunión del año, fue ingresado el pedido de acusación en el Consejo de la Magistratura contra el juez federal Daniel Rafecas, por mal desempeño de sus funciones en relación a su actuación en la investigación del caso Ciccone.
Apenas se retome la actividad –en febrero– tendrá que ser aprobada su citación para que en los siguientes 20 días hábiles presente su descargo, antes de que se formule la acusación, que requiere los dos tercios de los votos de los consejeros para avanzar con el proceso de destitución. Fuentes del Consejo estimaron que el magistrado será, como mínimo, sancionado con una medida disciplinaria debido a las comunicaciones que mantuvo al comienzo de la investigación con un abogado allegado a las partes, de las que se desprendían indicaciones acerca de la estrategia a seguir, y qué pruebas presentar en la misma causa que estaba bajo su mando. Por este motivo, Rafecas ya había sido apartado por la Cámara Federal del caso que investiga al vicepresidente Amado Boudou.
El dictamen de acusación fue rubricado por el consejero y senador kirchnerista Marcelo Fuentes, quien entendió que se encontraban reunidos los elementos probatorios suficientes como para avanzar en el proceso de destitución del magistrado. Para Fuentes, también se pudo apreciar el modo en que el magistrado pretendía dirigir al abogado Ignacio Danuzzo Iturraspe –cercano a la defensa de José María Núñez Carmona, amigo y socio de Boudou– en un determinado sentido, para luego proceder en la causa de manera contraria a los consejos que le iba proporcionando. El senador a su vez, cuestionó que el entonces fiscal del caso, Carlos Rívolo y Rafecas ”decidieron brindarse protección entre sí” al no haberse reprochado ese incidente. Si a principios de 2013 se aprobara el proceso acusatorio, Rafecas sería suspendido en sus funciones para lo que los consejeros que impulsan su destitución, necesitarán contar con el apoyo de sus pares radicales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here