La baja en la temperatura y el inicio del éxodo masivo hacia los lugares de veraneo trajeron el alivio que tanto buscaba el gobierno nacional. Después de tres semanas de grave desabastecimiento energético, con cortes de luz sistemáticos que afectaron a miles de usuarios, el Ejecutivo pudo por fin respirar, tomar aire y dar por superada la peor parte de la crisis. Lo que viene, a partir de ahora, es la planificación de las respuestas que intentarán darse en el nuevo año para hacer frente a un problema que sigue sin solución definitiva: en los últimos diez años no hubo una inversión en generación y distribución eléctrica que acompañe proporcionalmente al boom del consumo y al crecimiento de la industria. La alternativa que parece ir tomando fuerza no es la estatización de las dos empresas más importantes de la región metropolitana –Edesur y Edenor— sino la suba de la inversión pública en la materia a través del fondo fiduciario creado ad hoc, el Fondo para Obras de Consolidación y Expansión de Distribución Eléctrica (cuya sigla es Focede). La otra opción a la que recurrirá el Estado es buscar inversiones extranjeras que incrementen la capacidad del mapa eléctrico mayorista y minorista del país.

El gran obstáculo para cualquier decisión más drástica, como podría ser el pase al Estado de las compañías involucradas en la peor crisis energética desde 1999, es la intención de la Argentina de acercar posiciones con el Club de París para renegociar y comenzar a pagar una deuda de alrededor de 9000 millones de dólares. La renegociación con el grupo de países ricos que prestaron dinero al país –entre los que se encuentran EE UU, España, Italia, Holanda, Francia y Japón– limita la capacidad de tomar decisiones con Edesur, la distribuidora minorista de electricidad que peor desempeño mostró en los últimos meses, según las evaluaciones que viene haciendo la Casa Rosada. Edesur, vale recordarlo, es controlada mayoritariamente por la compañía italiana Ente Nazionale per l’Energía Elettrica (ENEL), cuyo CEO es el italiano Fulvio Conti.

LEÉR MÁS  Boudou tenía una foto de Macri y su familia pegada en su celda

Según pudo saber Tiempo Argentino, en los últimos días el propio Conti habría mantenido una comunicación telefónica con funcionarios de la Casa Rosada. En la charla habría comunicado a sus interlocutores que ENEL está dispuesta a colaborar con la Argentina para mejorar la performance de su compañía y evitar otra crisis en el corto plazo. Sin embargo, Conti también habría transmitido su rechazo a una eventual estatización de Edesur, con argumentos vinculados al CIADI y a posibles juicios por incumplimiento de contrato contra el Estado argentino. La complejidad del escenario tiene su razón principal en las expectativas con las que la Casa Rosada viene llevando adelante la negociación con el Club de París: la prioridad oficial, a pesar de los apagones y del malhumor social con el que se despidió 2013, es no entorpecer esa política.

En el oficialismo circula una evaluación diferenciada sobre el compromiso y la disposición a solucionar problemas que mostraron Edesur y Edenor ante la ola de calor extremo. La conclusión generalizada es que Edesur –sobre todo por inacción y la pasividad de los hombres de confianza del CEO de ENEL– no hizo demasiados esfuerzos por quitarle dramatismo a la crisis. Sobre Edenor, cuyo propietario es argentino, el empresario Marcelo Mindlin, la opinión fue bastante más favorable. El ministro de Planificación, Julio De Vido, se encargó de hacer pública esta lectura sobre el funcionamiento de las dos empresas. ”No tienen ni la actitud ni la presencia que requiere este momento”, señaló, en alusión a los italianos, durante su visita a la planta de Atucha II. En aquella oportunidad, De Vido cargó de responsabilidad a los accionistas argentinos de Edesur, que controlan el 27% de las acciones. Se refirió puntualmente al Grupo Caputo, el Grupo Escasany, Bemberg-Miguens y Guillermo Vázquez, a los que mencionó con nombre y apellido. La mención de los socios locales de Edesur no pasó desapercibida en el ambiente de la generación y distribución eléctrica del país: no se descarta que el Estado, ante la decisión de no estatizar Edesur, intente una ”argentinización” de la compañía, lo que implicaría que los argentinos incrementen su participación accionaria.

LEÉR MÁS  Peña: “No convocaremos a sesiones extraordinarias del Congreso en febrero”

La comparación entre los desempeños de Edesur y Edenor tiene un punto estratégico: la forma en que ambas empresas administraron los millones asignados al Focede. ”Se ha creado un fideicomiso de 500 millones de pesos para cada empresa, de los cuales Edenor ejecutó el 100% en inversiones, mientras que Edesur sólo ejecutó 200 millones”, aseguró anteayer, en diálogo con Radio América, el flamante diputado nacional Juan Cabandié. La administración de los fondos correspondientes a la distribución eléctrica responde a las estrategias de cada compañía: mientras que Edesur priorizó los pagos a CAMMESA como forma de presión para que le autorizaran la distribución de dividendos, Edenor –en cuyo directorio hay cinco representantes del Estado– utilizó su parte en inversiones.

Macri: ”que el gobierno me traspase el país”

Tras regresar de Villa La Angostura por segunda vez, luego de ser descubierto por un fotógrafo al arribar a la ciudad rionegrina horas depués de declarar la emergencia energética en la Ciudad, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, se refirió a la versión sobre un posible traspaso del servicio de energía desde la órbita de la Nación a la Ciudad e ironizó con que el gobierno le ”traspase el país”. ”Si cada vez que el gobierno tiene un problema me lo traspasa, entonces que me traspase el país. Porque la verdad que ya no les funciona casi nada”, desafió en tono irónico, al realizar declaraciones televisivas. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había deslizado la posibilidad de que la administración del suministro eléctrico sea traspasada a los gobiernos de la ciudad y bonaerense, pero voceros de la Casa Rosada luego lo desmintieron.

LEÉR MÁS  Desde hoy aumenta 6% el precio de los combustibles

Macri consideró que en el país se registra una ”falta de gobernabilidad absoluta” y que la gestión de la presidenta Cristina Kirchner ”va terminando su ciclo”. ”Estamos frente a un gobierno que va terminando su ciclo y el relato va chocando con la realidad; se muestra una falta de gobernabilidad absoluta”, consideró el alcalde.

Puestos en los barrios

En el marco del operativo de emergencia climática, el Ministerio de Defensa entregó 37 mil sachets de agua potabilizada (18.500 litros) para asistir a los vecinos afectados por los cortes de suministro eléctrico y las altas temperaturas.

Los profesionales de la salud de las Fuerzas Armadas recomiendan, ante esta circunstancia, tomar mucha agua durante todo el día; consumir alimentos frescos, como frutas y verduras; evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes; usar ropa suelta, de materiales livianos y de colores claros; tomar líquido antes, durante y después de practicar cualquier actividad al aire libre. Ayer, la cartera militar instaló puestos sanitarios en distintos puntos de la Ciudad, a saber:

– Parque Centenario. En el Hospital Naval ubicado en las calles Quito y Avenida La Plata.
– Balvanera. En Avenida Corrientes y Ecuador.
– Villa del Parque. En el Hospital Militar ubicado en Bahía Blanca y Avellaneda, y en la esquina de Nazca y Arregui.
– Villa Luro. En la intersección de Lacarra y Rivadavia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here