Al referirse a las declaraciones del Secretario de Asuntos Hemisféricos del gobierno de Obama, Timerman sostuvo que ”habrá que analizar cuales son los motivos, si hay un cambio o si es un intento de exigirnos una posición”.

El embajador agregó que ”la supuesta inseguridad jurídica” de la que habló Valenzuela ”no figuraba en los temas que el funcionario había anticipado que se iban a tratar durante su visita”.

”Cuando Valenzuela me mandó una carta con los temas que quería hablar en Buenos Aires no figura la supuesta inseguridad jurídica”, afirmó el diplomático.

El embajador dijo que ”por eso estamos decepcionados porque no formaba parte de un diálogo que estaba con los Estados Unidos”.

En tanto, el embajador consideró que la agenda de Arturo Valenzuela en el país también ”marca una posición ideológica por parte suya”.

Por otra parte Timerman agregó que los dichos de Valenzuela, son el resultado de ”un desconocimiento total de la realidad argentina como mínimo, y si uno quisiera llevarlo más allá sus definiciones” podría ser visto como ”un interés particular de entorpecer un diálogo que estaba siendo construido”.

LEÉR MÁS  Verna y Cornejo se reúnen mañana en la Casa Rosada por el Atuel

En ese sentido, Timerman sostuvo en diálogo con Télam, que ”esto es una intención del señor Valenzuela de retraer la relación a la que se tenía con Menem o De La Rua, Duhalde y no quiere reconocer que hay otra realidad en América Latina”.

Remitiéndose a los ejemplos de la historia ente ambos países, el Embajador mencionó que existen ”dos formas de relacionarse” de Estados Unidos con Argentina.

”Una es la actuación de (Spruille) Braden en el gobierno de (Domingo) Perón, la otra es la actuación de Ralph Dungan en la época de (Arturo) Illia o (Raúl) Alfonsín con el presidente (Ronald) Reagan, donde Estados Unidos siempre fue de una extrema dureza para exigir concesiones de estos gobiernos”.

Sin embargo, ”con Perón, Illia, Alfonsín, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner hubo directamente presiones que van más allá de lo aceptado en las relaciones diplomáticas”, señaló.

En cambio, ”con Menem, De la Rua y Duhalde se planteó otra relación” siendo que ”a esos gobiernos se le dieron aparentemente lindas palabras pero obtuvieron grandes e injustificados beneficios”, fustigó.

LEÉR MÁS  Desde que asumió Macri se registran entre cuatro y cinco operativos represivos por mes

Ahora, ”con los presidentes que resistieron la tentación de escuchar alabanzas, como Perón, Illia, Alfonsín, Kirchner y Cristina, se tomó una actitud pública que no condice con la verdadera relación que hay entre los dos países o al menos con la que intentamos tener nosotros, con relaciones maduras”, insistió.

Por otro lado, el Secretario de Estado ”decidió reunirse únicamente con representantes de la derecha argentina como si fueran ellos los únicos miembros de la oposición y ni siquiera se reunió orgánicamente con el Partido Radical a quien le negó dos pedidos de entrevista que le realizaran las más altas autoridades del partido”, dijo.

Tampoco respondió al pedido hecho por el mismo Embajador argentino de que mantuviera encuentros con otros actores de la sociedad como ”representantes del movimiento obrero y de la izquierda democrática” y ”con la CGT” y ”escuchara otras voces” siendo que a su vez todos ellos ”también son actores de la política argentina”.

A su vez, calificó de ”gravísimo” el hecho de que ”si es cierto lo que dicen los diarios que ante una referencia a la prohibición de ingresos de carnes y limones argentinos, se refirió a esto como la necesidad de resolver el tema del CIADI (tribunal de controversias que funciona dentro de la órbita del Banco Mundial) y de los bonistas”.

LEÉR MÁS  Un primo de Nestor Kirchner complicado con la justicia

En primera instancia ”porque si esto es cierto, muestra un claro desconocimiento de la política comercial de los Estados Unidos porque el conflicto de las carnes y limones es previo al conflicto de los bonistas y del CIADI”, señaló.

Luego, porque ”según la política comercial de los Estados Unidos no se pueden introducir elementos no científicos en la aceptación o prohibición de un producto agrícola. Solamente es la base científica lo que determina si un producto es apto o no para consumo en los Estados Unidos”, aclaró.

Así, ”atarlo al conflicto que él cree que hay en el CIADI y que nosotros no reconocemos o el tema de los bonistas, que como sabemos está en solución, sería castigar a la Argentina con represalias que no son aceptadas por la Organización Mundial del Comercio”, concluyó.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here