A 72 horas del ballottage en Tierra del Fuego, las dos contendientes de la segunda vuelta concluyeron ayer con su actividad proselitista sin hacer actos de cierre y envueltas en un cruce de acusaciones públicas por supuestas maniobras sucias en el tramo final de la campaña. La diputada nacional Rosana Bertone (Frente para la Victoria), que el domingo pasado se impuso por casi 9 puntos de diferencia, denunció que su rival, la actual gobernadora Fabiana Ríos (Partido Social Patagónico), intenta “infundir miedo en el electorado” a través de cadenas de e-mail y mensajes de texto sobre supuestos ajustes y recortes que realizaría la kirchnerista en caso de llegar al poder de la provincia más austral. Ríos, por su parte, rechazó las acusaciones, a las que calificó de “absolutamente infundadas” y señaló que Bertone se niega “al debate y la confrontación de ideas”.

 

Ayer por la mañana, una radio de Ushuaia quiso cruzarlas al aire, pero la kirchnerista, favorita para alcanzar el 50 por ciento más un voto necesarios para alzarse con la victoria, rechazó el convite: “Después de las cosas que nos están haciendo, no estoy dispuesta a seguir recibiendo agravios”, explicó. “Se le intentó hacer creer a la gente que si llegamos al gobierno rebajaremos los sueldos, nos desprenderemos de la caja de jubilaciones o formaremos gabinete pagando favores políticos”, señaló Bertone en el marco de una presunta “campaña de desprestigio” para “infundir miedo en el electorado” a través de e-mails, las redes sociales en Internet y mensajes por teléfono celular.

LEÉR MÁS  “El peronismo está a kilómetros de distancia del ciudadano”

 

La diputada del Frente para la Victoria también acusó al oficialismo local de “apretar empleados públicos con que van a perder su trabajo o serán perseguidos” si votan a la lista que ella encabeza. “Intentan manchar nuestro buen nombre y honor porque no saben gestionar ni resolver los problemas de la gente”, completó.

 

Ríos desestimó las imputaciones, a las que considera “completamente infundadas”, y agregó, en su defensa: “Si hay algo por lo que no se caracteriza esta gestión es por agraviar a los demás”.

 

La actual gobernadora, que llegó al poder de la mano del ARI pero pronto se alejó del espacio liderado por Elisa Carrió y formó su propia fuerza, aliada al gobierno de Cristina Fernández, se enfrenta ahora al desafío de superar a una rival que contó con el apoyo explícito de la Presidenta. Con ese objetivo, Ríos declaró que en esta segunda vuelta se elegirá “entre sostener el cambio” producido durante su mandato o “volver hacia atrás, con prácticas como negarse al debate y a la confrontación de ideas”. Para la docente y farmacéutica nacida en Rosario, “los verdaderos protagonistas del ballottage son los ciudadanos fueguinos y no los candidatos. Ellos son los que definirán si ratifican un cambio o producen otro”.

LEÉR MÁS  Bullrich habló sobre el caso Maldonado y desmintió que la Gendarmería lo haya secuestrado y torturado

 

En la primera vuelta, que se llevó a cabo la semana pasada, Bertone obtuvo el 41,15 por ciento de los votos, contra el 32,43 de Ríos, unos 6374 sufragios de diferencia. La esperanza de Fabiana Ríos para revertir este escenario difícil reside en que el último domingo hubo a la vez una alta cantidad de votos en blanco (el 11,33 por ciento del total) y una baja concurrencia a las urnas, ya que sólo fueron a votar dos tercios de las 112.151 personas empadronadas, y que podrán emitir su sufragio el domingo aunque no lo hayan hecho siete días antes.

LEÉR MÁS  Vaquié encargado de armar una secretaría para mejorar las economías regionales

 

Bertone, por su parte, cosechó la promesa de acompañamiento de varios de los espacios que quedaron afuera de la definición, ligados tanto al PJ (que no forma parte del FpV fueguino) como al radicalismo. Sin embargo, la diputada se cuidó de aclarar que en caso de alcanzar la gobernación no negociará espacios de poder a cambio de los votos para la segunda vuelta.

 

“Son apoyos que no he ido a pedir. El que me quiera acompañar que lo haga, pero las decisiones del gobierno no van a estar atadas a los apoyos recibidos –se plantó–. No tengo pagos políticos que hacer ni condicionamientos de ninguna clase, lo que me ha permitido llegar bien a la elección y formar un gabinete como no se ha visto antes en Tierra del Fuego, un gabinete de gente idónea para cada cargo y con personas jóvenes. Mi gobierno se caracterizará por la honestidad, pero yo no hago bandera de eso, porque está ínsito en mi persona”, concluyó.

 

Pagina 12

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here