En un nuevo aniversario, luego de 38 años, de que el represor Augusto Pinochet derrocara al gobierno socialista de Salvador Allende, Chile muestra claros puntos de alta tensión, con barricadas y escaramuzas en diferentes partes de su territorio.

 

El punto en que más inconvenientes se presentaron fue en el barrio San Bernardo, de la zona sur de Santiago, donde 150 personas intentaron incendiar un bus. El chofer de la unidad era el único ocupante y apenas distinguió a la turba se alejó del lugar y buscó resguardo en un paraje policial cercano.

 

El conductor, Sergio Mondaca, dijo al periódico La Tercera que lo ”rodearon 150 tipos”, le ”lanzaron camotes y dispararon”.

 

Rodrigo Alvarado, el comandante de carabineros, manifestó que la situación fue controlada por el personal de Fuerzas Especiales. En la misma zona fue detenida una persona por portar un arma calibre 38.

 

Alvarado también sostuvo que en la puerta de la comisaría 14º se presentaron disturbios entre manifestantes y policías, aunque no pasó a mayores. ”Ha sido una noche bastante fuerte, donde nuestro personal ha sido recibido de forma hostil y ha recibido bastantes disparos, las personas andan bastante armadas”, sostuvo el funcionario.

 

En Valparíso, las zonas conflictivas fueron el parque Alejo Barrios y en el sector de Rodelillo. Las fuerzas del orden informaron que los desmanes no pasaron a mayores y que los conflictos fueron diluidos con carros hidrantes y gases lacrimógenos.

 

La concentración prevista para este domingo lleva el nombre de ”El pueblo marcha unido contra la impunidad y la represión”, y recorrerá desde el centro de Santiago hasta el Cementerio General. La convocatoria la realizó la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD).

 

El 11 de septiembre de 1973, un comando encabezado por el general Javier Palacios asaltó La Moneda, bajo las órdenes de Augusto Pinochet. Después de enfrentamientos en la casa de gobierno, y en la zona aledaña, el presidente Salvador Allende decidió suicidarse al verse cercado por los militares.

 

Pinochet fue presidente de facto hasta 1990, cuando asumió Patricio Aylwin, después de 20 años sin celebrarse elecciones democráticas en Chile.

 

Durante los 17 años de dictadura, desaparecieron 1.209 personas y huba más de 3.000 ejecutados políticos.

Sitio Andino

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here