Cristina de Kirchner demostró ser obediente a las sugerencias de su entorno que, casi sin fisuras, sostiene que frente a la crisis del gobierno de Mauricio Macri su mejor estrategia consiste en guardar silencio y volverse, físicamente, casi invisible.

En una publicación de Clarín difundida hoy, se da cuenta que la funcionaria en estas semanas, tuvo contadas apariciones. Lanzó un hilo de tuit sobre el dólar, la inflación y las tarifas el 3 de mayo y antes difundió imágenes de su encuentro con Dilma Rousseff en apoyo a Lula Da Silva.

El consultor Ricardo Rouvier le indicó que su silencio le repercutió en una mejora de 2 puntos en la imagen pública. Así y todo, no hay encuesta, incluso las esponsoreadas por Unidad Ciudadana, en las que Cristina perfore el techo de 60% de imagen negativa.

La estampida de dólar y el anuncio de este martes sobre el regreso al FMI podría sacarla de ese mutismo táctico.

LEÉR MÁS  Evacúan aeropuerto de Mar del Plata por una "granada": era un picador de marihuana

Pero por ahora, habló a través del bloque de diputados del FpV que conduce Agustín Rossi e integra su hijo Máximo Kirchner. La bancada rechazó las negociaciones con el Fondo Monetario y se prepara para resistir en el Congreso esa medida.

“La autorización de deuda según presupuesto se agotó. Un acuerdo con el FMI debe pasar por el Congreso”, avisan desde el dispositivo K. Ese razonamiento lo impulsó la ex presidente: el regreso al FMI, que Nicolás Dujovne negocia en EEUU, debe contar con un aval del Parlamento.

El deterioro político y económico del gobierno de Mauricio Macri genera intrigas y movimientos en el planeta K. Algunos quieren salir rápido y piden que Cristina aparezca en público. Por lo pronto, este viernes, Máximo junto a Martín Sabbatella y el local Sergio “Oso” Leavy lanzarán en Salta Unidad Ciudadana. Se deslizó, aunque no hubo confirmación, que la ex presidente podría encabezar ese acto.

LEÉR MÁS  Cristina le ganaría a Macri en primera vuelta

“Ella no está visible y no habla pero su recuerdo adquiere protagonismo a medida que se desarma Macri”, apunta un dirigente que la vio los últimos días. Esa lógica está arraigada en el sector y se sintetiza en una referencia repetida: “Si Cristina aparece, se habla de Cristina y se deja de hablar de la crisis de Macri”.

Traducción: sin Cristina en el ring, a Macri se le ven todos los errores porque desaparece el espejo en el que le gustó mirarse.

A su lado dicen que está “preocupada” porque “sabe que las medidas que se toman no son las correctas” y le atribuyen, además, una extraña empatía con Mauricio Macri al decir que “sabe lo que pesa el sillón (presidencial) a la hora de tomar decisiones determinantes”.

LEÉR MÁS  Misterio por la muerte de una joven en su departamento céntrico

En el kirchnerismo repasan la secuencia económica de las últimas semanas y dicen no entender cómo “los supuestos expertos en mercados” primero quemaron reservas para luego ir al FMI cuando “debería haber sido al revés”.

En las charlas privadas, la ex presidente insiste con el llamado a la unidad del espacio nacional y popular (no habla de peronismo) y desliza, en algún caso más que eso, que no está en la ruleta de candidatos del 2019.

Su pedido, en una todavía hipotética negociación con el PJ, sería poner al vice de una fórmula unificada y que Máximo encabece la boleta de diputados de la provincia de Buenos Aires.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here