La Justicia investiga a los ex apoderados de Madres de Plaza de Mayo – Sergio y Pablo Schoklender – por el presunto desvío de más de 200 millones de pesos asignados por el estado a la organización que dirige Hebe de Bonafini para la construcción de viviendas.

En un reportaje con Luis Majul para el programa La Cornisa – transmitido por el canal América – Sergio Schoklender aportó nuevos detalles sobre la situación patrimonial de Hebe de Bonafini.

De los más de 748 millones de pesos que el Ministerio de Planificación a cargo de Julio De Vido había transferido a la Fundación Madres de Plaza de Mayo para la construcción de viviendas sociales casi un cuarto de ese monto fue desviado.

La investigación que lleva adelante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi detectó que $206.438.454,05 se desviaron a través de diversas maniobras. Se hicieron giros a empresas cuya actividad no estaba vinculada a la construcción. Es así que se comprobaron transferencias de $100.565.644,76 a empresas agropecuarias y $22.286.127,46 a empresas bursátiles, financieras, cooperativas o mutuales.

Sergio Schoklender realizó extracciones y emitió cheques que lo tenían como beneficiario a él y a empresas vinculadas a su entorno por cincuenta y dos millones de pesos. Por ejemplo, el hermano -Pablo Guillermo Schoklender- recibió un poco más de trece millones trescientos mil pesos.

”Hebe no tiene millones en el patio de su casa. Lo que hizo fue mantener una corte de parásitos”, explicó Schoklender .

Pero, luego, agregó un dato clave: ”Benefició a su hija. Le compró un semipiso en La Plata”.

”Después, hubo que comprarle una casa de casi 300 mil dólares y una camioneta, porque se iba a vivir con su pareja y necesitaba más espacio. Después, había que pagarle viajes al Caribe porque estaba deprimida”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here