El Tribunal Oral Federal 4 (TOF4) dictará hoy el veredicto en el juicio al senador nacional y ex presidente Carlos Menem, más otros ocho ex ministros y funcionarios, por el cobro de sobresueldos en el gobierno menemista.

Junto a Menem deberán escuchar la sentencia los ex ministros de Economía y de Justicia Domingo Cavallo y Raúl Granillo Ocampo, respectivamente, además de la ex secretaria de Medio Ambiente, María Julia Alsogaray y hasta el ex peluquero del entonces presidente Enrique Kaplan.

La Fiscalía pidió que Menem sea condenado a seis años de prisión; Cavallo, a cinco; y Granillo Ocampo y Alsogaray a cuatro años, mientras que solicitó la absolución del resto de los acusados.

Y a la vez solicitó que la Procuración del Tesoro de la Nación inicie las demandas para recuperar $ 466 millones que los acusados habrían recibido indebidamente.

Por su parte, la Oficina Anticorrupción (OA), que actúa como querellante, requirió cinco años de prisión para Menem y Cavallo, tres años y medio para Granillo Ocampo y Alsogaray, tres años para Kaplan y la absolución al resto. Además solicitó el decomiso de cerca de U$S 1,8 millón que dio por cobrado por parte de los acusados.

Esta causa comenzó en 2003 cuando Alsogaray era juzgada por supuesto enriquecimiento ilícito -terminó condenada- y trató de justificar su incremento patrimonial en los sobresueldos.

Un testigo, Roberto Martínez Medina -ex secretario de Granillo Ocampo- confesó que era una práctica común y que él mismo iba a retirar sobres con dinero a la Jefatura de Gabinete que estaba a cargo de Eduardo Bauzá

Por ello, de ese juicio se desprendió la causa que fue tramitada por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, quien investigó el caso y concluyó que “durante los dos mandatos presidenciales” de Menem “se ideó, se ejecutó y se desarrolló” la maniobra.

El magistrado había sostenido además que se llevó a la práctica “un sistema por el cual se destinó dinero público para el pago de sumas a funcionarios de ese poder del Estado, las cuales eran repartidas de manera discrecional e informal entre ellos”.

Y que fue Menem quien “habilitó el sistema de pago y que pudo haber evitado la distribución del dinero, pero no lo hizo”. Según la investigación, se destinaron millones de pesos al pago de sobresueldos que provenían de partidas destinadas para gastos reservados para fines de seguridad e inteligencia.

Para el pago de los sobresueldos -se indicó entonces- se hizo “uso de fondos reservados de manera indiscriminada”, que fueron destinados a “fines ajenos a la seguridad e inteligencias nacionales”.

La semana pasada Cavallo se defendió en el juicio, al subrayar: “Nunca supe que los suplementos podían provenir de un acto ilícito. Si lo supiera, no lo habría hecho declarar en la DGI”. En cambio, Alsogaray -con varias condenas penales por su paso por la administración pública- dijo que hay “una persecución política al término de la gestión”.

Mientras tanto, Granillo Ocampo sostuvo que era “absolutamente inocente” del delito de peculado por el que está acusado. Como “partícipes necesarios” están siendo juzgados los ex funcionarios Raúl Castellini, Jorge Baeza González, José Alberto Torzillo y José Domingo Coronel.

Menem ya tiene una condena a siete años de prisión por el contrabando de armamento y material bélico a Croacia y Ecuador, pero no la cumple porque goza de fueros parlamentarios, y es juzgado en el denominado juicio AMIA II, por supuesto desvío de la investigación del atentado terrorista. (DyN)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here