Con el correr del segundo año de mandato de Mauricio Macri, Ernesto Sanz se alejó de la actividad partidaria y de la gestión diaria.

No obstante, el ex presidente de la UCR y uno de los arquitectos de la coalición Cambiemos fue entrevistado por diario La Nación y allí habló de todo un poco.

“Mi profesión me tiene absorbido. Estoy de guardia en la feria judicial”, dijo a ese matutino, donde anticipó que le brindará “una mano” al gobernador y flamante presidente de la UCR, Alfredo Cornejo , en su nueva función.

-¿Cómo está su relación con Macri? ¿Están distanciados? Antes participaba más de las reuniones en la Casa Rosada

-Tampoco tenía reuniones a solas con él. Formaba parte del núcleo del gabinete de coordinación y estaba invitado a participar cuando estaba en Buenos Aires. Al ir poco a la Capital, voy perdiendo… La relación con el Presidente está bien, normal, como siempre.

-¿El Gobierno está pagando los costos de avanzar con la reforma previsional? La imagen presidencial cayó en las encuestas.

-La ventaja de tener un presidente como el que tenemos es que él sabe que se pagan costos políticos por hacer reformas y está dispuesto a afrontarlos. Normalmente, los gobiernos le temen mucho al costo político y no hacen las reformas profundas que en la Argentina son asignaturas pendientes hace décadas.

LEÉR MÁS  Dujovne dijo que "estamos atravesando los peores meses" pero que bajará la inflación

Estas reformas políticas también deberían ser fruto de un consenso con la oposición. El problema institucional-político lo tenés más del lado de la oposición. El Gobierno tiene un plan, una hoja de ruta, la decisión de avanzar y un presidente que se banca los costos. Pero resulta que este gobierno no tiene mayorías y cuando sale a la calle a buscar acuerdos, se encuentra con que del otro lado hay fragmentación, que es malo. Y dentro de esa fragmentación, tenés grupos que están muy radicalizados, que son fundamentalistas, que se ubican en los bordes. El episodio de violencia de diciembre se inscribe más allá del borde. Hay que empezar a preguntarse cuántos de esos opositores están dispuestos a jugar dentro del esquema democrático-institucional y a cuántos no les importa nada.

LEÉR MÁS  Familiares de víctimas de la tragedia de Once renovaron su pedido de cárcel para los culpables

– ¿Cómo ve al Gobierno?

-El Gobierno está bien, plantado y firme. Toma decisiones, no está paralizado o esperando que vengan los acuerdos. El problema es que no tenemos un sistema político equilibrado. ¿Esto es culpa del Gobierno? No, porque plantó a la coalición Cambiemos en el centro de la cancha y estamos esperando ahora que del otro lado haya una fuerza similar.

– El Gobierno tuvo que postergar el debate de la reforma laboral en sesiones extraordinarias porque no hay consenso con la oposición. ¿Macri se confió demasiado en los acuerdos con los gobernadores del PJ?

-El Gobierno no tiene otro camino. Está obligado a confiar; el problema es cómo le responden aquellos en los que confía. Si no hiciera lo que hizo con los gobernadores o si no buscara un acuerdo con los sindicalistas, la Argentina no podría funcionar. Pero si hacés un acuerdo y del otro lado a los dos días empieza a resquebrajarse. Es una cosa increíble lo que pasó con el tema de la reforma laboral. Los gremios acordaron y después no sé qué pasó. La reforma es necesaria, tiene que salir. Debe haber un replanteo de la cuestión laboral porque estás desfasado con la realidad. Si querés un país productivo, con inversiones, tenés que revisar algunas cosas.

LEÉR MÁS  Se hicieron pasar por pasajeros y le robaron de todo a un taxista

No creo que el Gobierno peque de ingenuidad. En materia sindical y política, tiene bien en claro quiénes son los interlocutores y cuáles son sus debilidades y fortalezas. No hay corriente sindical en la que puedas confiar más. El sindicalismo es lo que hay, lo que se ve. En el caso de la política, ¿cuál es la mejor fracción del peronismo con la que te podés sentar a hablar? Los gobernadores, porque tienen el mismo problema de gobernabilidad que el Ejecutivo nacional. Los gobiernos de las provincias están viviendo una luna de miel con el federalismo. Hay diálogo y concesiones permanentes del gobierno nacional, hay planes federales que se materializan en todo el país. Debería haber una respuesta más potente de todo ese conjunto en favor del Gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here