El ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, dijo que hubo instigadores en los saqueos postormenta en Rosario y Villa Gobernador Gálvez, a los que describió como actos de vandalismo organizado, pero aclaró que provienen del mundo delitivo y no de la política. El funcionario reiteró la necesidad de reforzar la seguridad con fuerzas federales y admitió que además de los cerca de 25 robos que se produjeron hubo varios más que pudo frenar la policía, cuyo accionar defendió enfáticamente.

”Varios hechos se evitaron. Algunos cargados de dramatismo, con la intención de provocar daño y nada más”, agregó por su parte el viceministro Matías Drivet, durante una conferencia de prensa que los responsables de la seguridad provincial dieron en la sede local de Gobernación.

El funcionario también confirmó que hubo dos muertes y dijo que en niguno de los casos tuvo que ver el accionar policial, que tenía la orden de trabajar exclusivamente con balas antitumulto y sin armas con poder letal. Lamberto y Drivet explicaron que los elementos que se les secuestraron a las personas detenidas ”poco tienen que ver con la necesidad” y que ”este tipo de actitudes deben ser atendidas como acto de vandalismo”. En ese sentido, mencionaron que en todos los supermercados, la mayoría de origen chino, vaciaron las góndolas de bebidas alcohólicas.

LEÉR MÁS  Urtubey: "Veo muy dificil compartir un espacio con Cristina"

La hipótesis de que hubo instigación se basa en ”participaciones sospechosas” y en la constatación de que hubo vehículos, entre ellos una camioneta, que merodearon más de un lugar de los hechos. Lamberto aclaró que sus sospechas apuntan a organizaciones delictivas, no dirigencias políticas. Y agradeció la solidaridad tanto ”del Frente para la Victoria como de otros partidos políticos”.

Además, sostuvo que las versiones que hablan de connivencia policial ”no se condicen con la realidad” y que cuando la fuerza policial tomó una actitud de mayor pasividad fue porque había chicos y mujeres. El funcionario insistió con el reclamo de que se refuerce la seguridad con fuerzas federales.

”Estamos ante un hecho que excede a la ciudad de Rosario”, afirmó y dijo que otra complejidad es que se debe destinar custodia a las cuadrillas de la EPE que salen a arreglar los muchos desperfectos que aún quedan tras la tormenta.

LEÉR MÁS  Las contradicciones de Macri en campaña ¿Condena para el 2019?

A su vez, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Fernando Asegurado, dijo que no eran inundados quienes protagonizaron los hechos de violencia y robos a comercios y confirmó que la intendenta Mónica Fein pedirá al gobierno nacional el envío de fuerzas federales para reforzar la seguridad.

Asegurado, en diálogo con el programa Radiópolis, de Radio 2, dijo que la Municipalidad y la provincia pudieron trabajar con las familias afectadas por la violencia y que no eran las que participaron de los saqueos.

El funcionario explicó que estos hechos se armaron después de que se liberaron los piquetes. Que luego de eso se registraron ”situaciones de mucha violencia” con ”gente armada dispuesta a robar” y que en esos lugares ”no nos encontrábamos con quienes sufrieron las inclemencias del tiempo”.

Asegurado defendió el accionar de la policía y el compromiso de la cúpula de la Unidad Regional II, que ”anoche estuvo al frente de todos los operativos con todos los cuerpos que tiene”.

LEÉR MÁS  Macri pidió a los gobernadores "eliminar impuestos" sobre las tarifas de servicios públicos

”Si no hubiese sido por la presencia de ellos estaríamos en una situación mucho peor”, afirmó.

Esta mañana familiares de personas detenidas por participar en los ataques a comercios manifestaban este viernes a la mañana frente a Jefatura de Policía, donde quemaban cubiertas y cortaban el tránsito.

Eran 128 los detenidos, 99 de ellos mayores y varios con antecedentes policiales y hasta pedidos de captura. Los manifestantes, en su mayoría mujeres, protestaban por un accionar policial que consideraban desmedido.

Por caso, una joven decía que a su hermano lo querían ”engarronar con una pistola” y endilgarle un crimen que no cometió.

Otra mujer decía que había bebés con sus mamás entre los detenidos.

En tanto, otra manifestante acusó a los efectivos de la comisaría 11ª de primer franquear el ingreso de gente a un supermercado para luego detenerlos.

Una chica diferenciaba lo que pasó con su novio de otros casos: ”Nosotros somos pobres de verdad, él entró a sacar un poco de carne mientras la gente se llevaba heladeras y televisores”, afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here