Los peritos estudiaron el cúmulo de documentación contable y bancaria que tiene la causa, y que permanece en el edificio Libertad, de la Armada

Fue un flujo de dinero continuo que durante más de cuatro años circuló dentro del emporio de empresas de Lázaro Báez y desembocó en cuentas bancarias de los Kirchner.

Los peritos de la causa Hotesur avanzaron con su investigación y pudieron detallar cómo fue la operatoria por la cual Austral Construcciones SA y otras cinco firmas del empresario patagónico terminaron nutriendo las arcas de la ex familia presidencial por al menos $ 27,5 millones entre 2009 y 2013.

Según detalla el diario La Nación, los 11 expertos confirmaron así la maniobra que fue revelada hace cuatro años y que desnudó que Báez, a través del alquiler de habitaciones del hotel Alto Calafate, les garantizó una recaudación millonaria a los Kirchner.

Los peritos estudiaron el cúmulo de documentación contable y bancaria que tiene la causa, y que permanece en el edificio Libertad, de la Armada.

Así reconstruyeron cómo Austral Construcciones y otras firmas le giraron al menos $ 68,2 millones hasta 2015 a otra sociedad de Báez, Valle Mitre SA, a través de distintos “convenios”.

LEÉR MÁS  CGT Mendoza: “Con la reforma previsional, los jubilados pierden un sueldo por año”

Y cómo, a su vez, Valle Mitre SA pagó un promedio de $ 6 millones anuales a Hotesur SA por el alquiler del principal hotel de los Kirchner, Alto Calafate, entre 2009 y mayo de 2013.

En su informe, los expertos respondieron a las decenas de preguntas que realizó el fiscal Gerardo Pollicita, que instruye la causa con el juez Julián Ercolini.

Se trata de un paso clave en la causa, si bien todavía resta que los expertos terminen algunos puntos pendientes de la pesquisa.

Cuando el trabajo esté culminado, el fiscal tendrá todos los elementos para evaluar un posible pedido de indagatoria en la que fue la primera causa por corrupción que investigó el vínculo de los Kirchner y Báez.

Uno de los puntos del peritaje revela los pagos que Valle Mitre SA (la empresa gerenciadora de Báez) les giró a los Kirchner en concepto de cánones locativos por el hotel Alto Calafate.

LEÉR MÁS  La Dirección General de Escuela condenada por un caso de bullyng

En un “contrato de cesión de explotación comercial y activos de Hotesur” figuró una cláusula que estipuló un pago mensual de “US$ 40.000 de forma mensual del 1 al 10 de cada mes”.

Los peritos, sin embargo, destacaron la “imposibilidad de verificar directamente los libros contables de Valle Mitre” para constatar su actividad comercial.

Esos libros son un misterio y nunca fueron encontrados en los allanamientos. Los expertos evaluaron entonces las facturas que Hotesur le remitió a Valle Mitre, que siempre pagó con cheques del Banco Santa Cruz.

En 2009, los pagos de Báez a los Kirchner ascendieron a $ 6.829.640; en 2010, a $ 6.446.683; en 2011, a $ 5.924.236, y al año siguiente, a $ 5.924.160. En 2013 los registros llegan hasta mayo con pagos por $ 2.468.400.

En total, más de $ 27,7 millones. El contrato se cortó abruptamente cuando el escándalo de Báez empezó a salir a la luz.

¿Cómo se solventó Valle Mitre SA para pagarle a Hotesur? A través del dinero que le transfirieron otras empresas del imperio Báez.

La principal fuente de fondos fue Austral Construcciones SA, la nave insignia del empresario patagónico y principal proveedora de obra pública en Santa Cruz durante el kirchnerismo.

LEÉR MÁS  El Gobierno insistirá tratar el lunes la reforma jubilatoria

Entre 2008 y 2015 esa firma le pagó a Valle Mitre SA $ 43,1 millones a través de sus cuentas del Banco de Santa Cruz más otros $ 21,8 millones a través de sus cuentas del Banco Nación.

Hay otras cinco firmas de Báez que hicieron pagos a la gerenciadora Valle Mitre, según registros bancarios. La constructora Kank y Costilla le garantizó $ 1.783.000, mientras que Loscalzo y Del Curto sumó otros $ 602.000.

Las firmas La Estación SA y Don Francisco (a cargo de estaciones de servicio de Río Gallegos) engrosaron las cuentas de Valle Mitre con $ 302.000 y $ 301.000, respectivamente.

Las erogaciones se justificaron con convenios para ocupar habitaciones y salones del Alto Calafate para el personal de las empresas.

Por ejemplo, “por la provisión de 20 noches en habitaciones dobles por mes” o por “un salón con capacidad mínima para 30 personas durante un período de seis días”, en otro de los casos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here