Repercusiones y dudas sobre la muerte de Osama Bin Laden

 

 

El gobierno de Brasil alertó hoy sobre posibles represalias por la muerte del líder de la organización terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, aunque consideró hoy que su asesinato puede generar ”una distensión positiva” en el mundo árabe sumido en manifestaciones por ”más libertad de expresión y más democracia”.

 

Desde Caracas, el vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Elías Jaua afirmó que ”la muerte no puede ser un instrumento político”, al referirse al operativo militar de Estados Unidos, y consideró que ”no deja de sorprender cómo se ha naturalizado el crimen y el asesinato, y cómo se celebra”, según reportó la agencia de noticias ANSA.

 

El gobierno ecuatoriano, a través de su canciller, Ricardo Patiño, rechazó las acciones atribuidas de Bin Laden pero se abstuvo de ”festejar” la muerte de terrorista más buscado. ”Si Estados Unidos ha logrado matar a Bin Laden, que ellos lo festejen. Yo no festejo la muerte de nadie, pero tampoco estamos de acuerdo con lo que pasó el 11 de septiembre”, aseguró Patiño al Canal Teleamazonas.

 

Como ”un golpe al terrorismo” calificó el gobierno uruguayo la muerte de Bin Laden, aunque, como Quito, se pronunció en contra de una ”celebración” del hecho. Consideramos que constituye un golpe al terrorismo de una persona que tenía cuentas pendientes con la justicia y con el mundo”, sostuvo el canciller, Luis Almagro, en rueda de prensa. ”Si bien ninguna muerte puede ser celebrada, tampoco podemos dejar de permanecer atentos a que el terrorismo debe ser condenado y no debemos ser ajenos al respecto”.

 

En cambio, Paraguay reaccionó con precaución y adoptó mayores medidas de seguridad en la sede diplomática en Washington, según informó la embajadora en esa capital, Liliana Ayalde. La diplomática opinó que ”se hizo justicia” con la muerte de Bin Laden y sostuvo que espera que el accionar de los militares estadounidenses en Pakistán ”sea una señal de mejores tiempos”.

 

El más explícito fue el presidente de Perú, Alan García, quien consideró la muerte de Bin Laden ”el primer milagro de Juan Pablo II”, beatificado ayer por El Vaticano. Según García, el primer milagro del beato ”ha sido extirpar de esta tierra a la encarnación del mal y del odio”.

 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, sostuvo que la acción de Estados Unidos ”es un importante y contundente golpe al terrorismo global. Se demuestra, una vez más, que los terroristas, tarde o temprano, siempre caen”, según un comunicado de Presidencia.

 

De la misma manera, para el gobierno de México, el asesinato de Bin Laden es un ”hecho de gran trascendencia” en la lucha contra el terrorismo y en particular contra una de las organizaciones ”más crueles y sangrientas en el mundo”.

 

La Secretaría de Relaciones Exteriores señaló que México reconoce ”los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos para combatir y capturar” al líder de Al Qaeda, a la que calificó como ”una de las organizaciones terroristas más crueles y sangrientas en el mundo, que ha actuado en contra de la población civil, y ha causado la pérdida de miles de vidas inocentes”.

 

Por intermedio de su canciller, el gobierno chileno de Sebastián Piñera calificó como ”una buena noticia” la muerte del líder terrorista, asesinado tras un operativo militar al norte de Pakistán.

 

La polémica por el cuerpo

 

Desde que se conoció que Osama Bin Laden fue abatido durante un operativo de las tropas estadounidenses, expertos y funcionarios reclaman la aparición de fotografías que ratifiquen el fallecimiento del líder terrorista.

 

Los primeros en exigir mas información fueron los mismos legisladores de EE.UU. El Comité de Seguridad del Senado reclamó que las autoridades difundan fotografías del cadáver de Osama Bin Laden ”para que no queden dudas de que fue asesinado”.

 

El senador Joe Lieberman, un independiente de Connecticut, aliado a los demócratas, dijo que ”mi propio instinto me indica que es necesario que esas imágenes sean difundidas, pero respetaremos la decisión del presidente de Estados Unidos”. En tanto, la senadora Susan Collins, miembro del partido republicano, consideró que sin las fotografías ”habrá quienes creen el mito de que Osama sigue vivo y escondido en algún sitio”.

 

Por otra parte, la forma en que fue ”sepultado” también trae dudas. El asesor de seguridad estadounidense, John Brennan, aseguró que el cuerpo de Bin Laden ha sido ”enterrado en el mar a las 24 horas de fallecer y respetando las tradiciones islámicas y tras consultar a expertos”.

 

Sin embargo hay quienes cuestionan este procedimiento. En declaraciones a la agencia AFP, Mahmoud Azab, consejero del gran imam (Ahmad al Tayeb) de la universidad egipcia de Al Azhar indicó: ”Si es verdad que han tirado el cuerpo al mar, el islam es del todo contrario”. ”El cuerpo tiene una cierta dignidad, ya sea le de una persona asesinada o muerta de manera natural. Hay que respetar el cuerpo de un ser humano, creyente o no, musulmán o no”, insistió.

 

Por su parte, Javier Martín, corresponsal de la agencia EFE en Teherán y experto en el mundo islámico, consideró que ”la manera por la que se han desecho del cuerpo de Bin Laden va a generar problemas, por las formas, sobre todo porque va a dar motivo a los grupos más radicales para dudar de la operación”, y agregó que si los Estados Unidos ”no muestran al menos las imágenes del cadáver, estos grupos van a explotar esas dudas”.

Diario registrado

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here