Renuncias, despidos y problemas de gestión complican al Ministerio de Salud

Si bien el Gobierno manifestó que no hará cambios en el Gabinete, en Salud, debajo del ministro Jorge Lemus , se desató un efecto dominó.
Según detalla el diario La Nación, en las segundas y terceras líneas se vivió una cadena de renuncias y despidos de funcionarios políticos y técnicos. Esta semana, dejaron sus puestos dos subsecretarios de áreas clave.
Se sumaron, así, a la salida de otros cuatro directores de programas importantes, vinculados con la vacunación, las epidemias, la lucha contra el SIDA y las enfermedades no transmisibles.
Las salidas se dan en un contexto de denuncias, tanto internas como externas, por falta de insumos y subejecución presupuestaria. Aunque los problemas son desmentidos oficialmente, se generan ruidos.
Esta semana se oficializó la salida de Daniel Bosich, un contador que había asumido como subsecretario de Coordinación Administrativa.
El área es sensible, porque está a cargo de la caja del ministerio. El funcionario era apadrinado por Alberto Mazza, ex ministro de Salud de Carlos Menem, y no obedecía a las lídeas radical y Pro que conviven en la cartera. En su lugar, fue nombrada María Cecilia Loccisano, una abogada especializada en administración de salud.
Casada con el ministro de Trabajo Jorge Triaca, trabaja en el ministerio desde hace doce años. “Quisimos una renovación para fortalecer el área”, explicó Lemus.
Más desapercibida fue la renuncia de la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos, Marina Kosacoff, quien dejó su despacho el pasado miércoles, tal como había anticipado Periodismo Para Todos.
La funcionaria, muy valorada por su equipo de trabajo, dimitió luego de ver cómo cuatro directores de su área levantaron sus pertenencias y dejaron el ministerio.
La primera alerta fue la salida de Héctor Coto, quien comendaba la ex Dirección de Enfermedades Transmisibles por Vectores que se creó en 2009 tras la primera epidemia de dengue. Se dedicaba a prevenir afecciones como el chagas, la fiembre amarilla y, recientemente, el zika. Cambiemos decidió bajarle el estatus a esa dependencia, para convertirla en una coordinación y le solicitó la renuncia a Coto en mayo.
Distintas fuentes aseguraron que, luego, durante el invierno, no se hicieron las actividades de prevención necesarias para encarar el verano. Manifiestaron que hay faltante de insecticidas y reactivos, aunque desde el Gobierno lo niegan.
El director de Promoción de la Salud y control de Enfermedades No Transmisibles, Sebastián Laspiur, decidió renunciar tras más de doce años de carrera. Estana a cargo de impulsar políticas para afecciones como la diabetes y el cáncer. Su puesto todavía no tiene reemplazo.
Mientras, adentro y afuera del ministerio, hay alertas por la subejecución presupuestaria. Según el Ministerio de Hacienda, Salud lleva ejecutado el 75% de sus partidas, aunque Lemus asegura que es el 85 por ciento.
Algunos números son llamativos. Por ejemplo, entre los programas importantes, el de Investigación para la Prevención y Control de Enfermedades Tropicales y Subtropicales se ejecutó en un 3,91% y de la partida Lucha contra el SIDA se gastó un 55%.
Del ítem Prevención y Control de Enfermedades Endémicas se ejecutóun 49% y el Programa de Detección y Tratamiento de Enfermedades Crónicas lleva gastado el 39% de sus partidas. Otros programas menores apenas superan el 10 por ciento.
En Salud consideraron que “no hay un nivel preocupante de subejecución” y que en este aspecto la certera está “en el cuarto o quinto puesto” respecto a otros ministerios. Además, aclararon que “hay partidas que se reacomodaron”. Fuentes del ministerio reconocieron que en varias provincias hubo quejas por faltas de medicamentos.
LEÉR MÁS  Paro general: se suman los choferes de micro y el martes 25 no habrá transporte en Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here