Por Matías Carretero para VP

Son el instrumento que tienen todos los clientes a la hora de elevar un reclamo ante cualquier problema que se presenta en un comercio, pero no todos los negocios cuentan con esta herramienta vital de defensa del consumidor como así tampoco la gente tiene conocimiento de los alcances que puede llegar a tener esta objeto. A partir de ahora, los libros de quejas tienen reglamentado su funcionamiento luego de que apareciera una resolución en el Boletín Oficial local.

La persona que haga un reclamo deberá hacerlo con tinta, asentando fecha y hora. Tendrá que firmarlo e indicar su número de documento y domicilio.

LEÉR MÁS  Senado: Hubo quórum y tratan el ‘tarifazo’

El negocio contará con diez días para realizar una respuesta al cliente en cuestión. “Hemos llevado a cabo modificaciones a una normativa que data de 2004. Creemos que es muy importante llevar adelante una campaña de concientización para que la gente sepa cuáles son sus derechos con relación a este tema. Este registro deberá estar habilitado anualmente por la autoridad de aplicación de la ley provincial Nº 5547, mediante la foliatura de sus hojas, las cuales tendrán que ser 100”, explicó a Vox Populi, Guido Rocuzzo, director de Defensa del Consumidor de Mendoza.

La nueva verificación corresponderá una vez agotadas todas las hojas de este registro que se encuentra en cada local o de su vencimiento anual. “Nosotros comenzaremos a controlar local por local que se cumpla esta legislación y aquellos que no lo hagan podrán sufrir multas importantes. Muchas quejas de los consumidores se refieren a que algunos negocios no cuentan con esta herramienta o la tienen escondida así no la pueden ver las personas que ingresan al comercio o rompen las páginas en donde están los reclamos. A partir de ahora esto no ocurrirá más”, señaló el funcionario.

LEÉR MÁS  Fracking: más de 15 países lo prohíben y 6 lo comenzaron a aplicar

Sin embargo, los usuarios desconfían de su utilización por dos razones: la primera es por miedo a que al colocar su nombre y apellido en la hoja de papel puedan llegar a tener un problema con la empresa sobre la cual se están quejando, y también muchos creen que estos libros no son leídos por los responsables de esos comercios.

LEÉR MÁS  El PJ va a la Justicia para frenar el aumento del gas

“La gente desconoce sus derechos pero si lo que compramos con tanto esfuerzo no nos llega en tiempo y forma establecido tenemos que ir, en una primera instancia, al comercio en donde hicimos la transacción y asentar en el libro de reclamos con fecha y hora lo que nos pasó. Nosotros, cuando nos llegan las quejas de la gente, concurrimos al lugar para certificar la denuncia”, precisó Marta Rizzo, de Defensa del Consumidor de Luján de Cuyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here