Por Matías Carretero para VP

El caso de Fernanda Altamira sigue dando que hablar en la sociedad mendocina. Esta madre de un niño discapacitado denunció al jefe de Traumatología del Hospital Humberto Notti, por una presunta agresión y el profesional también la acusó por este episodio.

Esta situación se desencadenó porque a la mujer le postergaron la operación de su hijo, que sufre una discapacidad múltiple. Para hoy estaba previsto un abrazo simbólico a este complejo asistencial de Guaymallén para reclamar por la postergación de turnos que se generan debido a las medidas de fuerza, pero la protesta fue suspendida.

“Es necesario que los mendocinos sepan que se reprograman muchas cirugías por la pelea que se viene llevando a cabo entre el Gobierno y los gremios de esta actividad. Nosotros apoyamos la labor que tienen los sindicatos. Lo que estamos pidiendo en este momento en que no se reprogramen porque esto afecta la salud de los pequeños. La red de madres apoya a la señora Altamira y pedimos a la población o madres afectadas por esta problemática, no sólo las que tenemos chicos con discapacidad, sino mamás con distintos cuadros traumatológicos y le han suspendido dos o tres veces una cirugía”, explicó Laura Tribiño, de de la Red de Madres de Chicos con Alguna Discapacidad.

LEÉR MÁS  Carrió dijo que el PJ la fue a buscar

Por su parte, para la delegada del Ate, Raquel Blas, el hospital no debe ser un escenario para que ocurran este tipo de cosas. Calificó a este hecho como algo orquestado políticamente tanto con el oficialismo como con el Gobierno provincial.

“Estamos muy preocupados por la responsabilidad política del Partido Justicialista y del Gobierno de Mendoza en lo que ha sucedido. Objetivamente esta señora que hace mucho que atiende a su bebé en el Notti, de la que yo no voy a opinar porque siempre digo que los que no tienen trabajo, no tienen vivienda y tienen las peores situaciones son los principales rehenes de una dirigencia política corrupta”, destacó la gremialista.

LEÉR MÁS  "Las provincias no tienen nada que ver con la mala administración del gobierno nacional"

“Estas no son las conductas habituales de los papás y mamás que van al Notti. Evidentemente usan una necesidad elemental de ella, que es la vivienda, y cuando una persona tiene todas estas penurias se les prometen cosas a cambio de determinadas cuestiones. A veces la desesperación lleva a realizar las peores cuestiones”, comentó.

El altercado, según distintas versiones, ocurrió después que el médico le anunciara a la madre de un chico con discapacidad motriz que no podían realizarle la cirugía prevista porque justamente ese día estaban realizando protestas Ate y AMPROS. Como no había personal para llevar adelante esta intervención se le comunicó a la madre esta decisión. Ante esto la mujer le reprochó al médico y según ella el médico la sacó a empujones y con golpes del lugar donde estaban.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here