¿Qué hará Moyano con OCA? Concurso y graves problemas

Apremiada por las deudas, se sumó ahora que el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) decidió anteayer darle 30 días para poner en orden sus cuentas

OCA, el principal correo privado del país, está a un paso del concurso de acreedores luego de que su presidente, Patricio Farcuh, logró el fin de semana pasado volver a ingresar en la empresa avalado por una orden judicial y en compañía de cientos de gendarmes.

Según detalla el diario La Nación, los problemas de la empresa que fue de Alfredo Yabrán, sin embargo, están lejos de haberse acabado.

Apremiada por las deudas, se sumó ahora que el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) decidió anteayer darle 30 días para poner en orden sus cuentas.

Cumplido el plazo, si la empresa no lograra reordenar su situación, el organismo regulador podría revocarle la licencia postal.

El Enacom ya les habría pedido informes sobre OCA al Ministerio de Trabajo y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Solucionar la crisis financiera e impositiva del correo privado no parece fácil en tan corto plazo. Según confiaron fuentes al tanto de los números de la empresa, Farcuh debería presentar el balance de 2016 -el ejercicio cerró en julio del año pasado- y el balance hasta abril de 2017 para poder iniciar el concurso de acreedores.

Una tarea contable que puede ser de por sí engorrosa en una empresa en crisis, pero aun considerando que cuando Farcuh logró reingresar en la empresa, que había sido virtualmente copada por el gremio de Camioneros, echó a quien hasta entonces era su director financiero, Jorge Aste. Farcuh lo acusaba públicamente de querer quitarle la empresa.

“Presentar el concurso podría llevar meses: dos, tres, cuatro, es difícil saberlo. Pero podría no ser algo tan inmediato”, confió una fuente.

Entretanto, los embargos de la AFIP continúan. OCA tiene gran parte de sus cuentas congeladas por el organismo recaudador, que le reclama una deuda de $ 1400 millones, que además todos los meses crece en unos $ 125 millones. La facturación de OCA, aseguran las fuentes, alcanzaría para pagar gran parte de los sueldos, pero ya no para cubrir las deudas impositivas.

Desde el Gobierno tomaron la decisión ya hace algún tiempo de no intervenir en el conflicto de OCA, por considerarla una cuestión entre privados.

Pero vienen monitoreando la situación de la empresa por lo menos desde noviembre pasado. OCA emplea a 7000 afiliados del gremio Camioneros y cerca del presidente Mauricio Macri saben que la relación con el líder del sindicato podría resentirse en función de lo que ocurra en el correo privado.

Ayer, de hecho, volvieron a reunirse en la Casa de Gobierno el vicejefe de Gabinete Mario Quintana; el director de la AFIP, Alberto Abad, y el responsable del Correo Argentino, Jorge Irigoin.

El reingreso de Farcuh a la empresa, acompañado por efectivos de Gendarmería, habría tomado por sorpresa al entorno de Macri. Pero la posibilidad de que Farcuh concurse la empresa sería vista con una buena solución de corto plazo.

Con todo, en el Gobierno no descartan que, tarde o temprano, deban poner en marcha algún plan para contener despidos, si es que Farcuh no logra reflotar OCA.

Para el Gobierno, la posibilidad de que se abra un frente de conflicto con el líder camionero Hugo Moyano cuando faltan pocos meses para las elecciones es preocupante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here