¿Puede haber una movida destituyente en Argentina?

El dólar, la inflación, la inseguridad son los ejes del plan. ¿Puede suceder en Argentina la misma movida que en Venezuela para golpear al gobierno?.

El siglo pasado estuvo plagado de golpes de estado que tuvieron mucho de similar a los movimientos que se están gestando actualmente en Argentina, Venezuela y los países limítrofes. La única diferencia es que las fuerzas armadas no son protagonistas. Los grandes grupos económicos, junto a los grandes medios de comunicación y la oligarquía terrateniente, ponen en práctica en forma permanente pruebas de laboratorio que apuntan al objetivo central de destituir al gobierno, con un plan B, el de generar un desgaste que no permita que en 2015 pueda continuar.

Algo similar sucede en los países vecinos, donde gobiernos de corte popular sufren embates de los mismos sectores que, históricamente han detentado el poder en sus países. Al igual que en otras épocas las movidas son en bloque. El lector puede recorrer la historia y verá muchas coincidencias, como por ejemplo:

– Cuando se generaba un golpe de estado, automáticamente sucedía en casi todos los países vecinos. Indudablemente existía alguna mano internacional que alimentaba estos movimientos. Hoy se puede observar en paralelo Argentina- Venezuela, pero también lo han sufrido Ecuador, Bolivia y Brasil. Si finalmente se lograra el objetivo en alguno de estos países indudablemente comenzaría un ”efecto contagio”, como en el pasado.

LEÉR MÁS  Néstor Kirchner y Hugo Chávez se habrían robado 50 millones de dólares

– En todos los casos participaban los grandes grupos económicos quienes posteriormente fueron los que ubicaron los Ministros de Economía para ”cobrar” la inversión realizada.

– En todos los casos hubo y hay una alta participación y complicidad de medios de comunicación que se encargan de generar las opiniones necesarias, tanto en contra de los gobiernos populares, como posteriormente a favor de los golpistas, enfriando todo movimiento en contra de estos últimos. Estos sectores se encargan de instalar la idea de la antipolitica, es decir, que la culpa de todo es de la política, salvando la figura de los grandes empresarios quienes son, en definitiva los que no ceden sus privilegios.

– En todos los casos hubo y hay complicidad de partidos políticos que cumplen su función de ”legitimar” con su presencia la movida destituyente, aportando ”justificaciones” a la misma.

LEÉR MÁS  Los cuatro ejes del Presupuesto que Dujovne presenta en el Congreso

– En todos los casos hubo y hay complicidad de dirigentes sindicales, socios de los grandes capitalistas que se encargan de generar confusión y movilización a los gobiernos populares y enfrían los movimientos posteriores de los gobiernos dictatoriales.

– En todos los casos la actitud de todos los sectores destituyentes es la misma: minimizan la posibilidad de golpe y atacan permanentemente las medidas que aplican los distintos gobiernos para solucionar los conflictos.

– En todos los casos se popularizan términos altamente descalificantes hacia los gobernantes, como ”Peludo” a Irigoyen, ”Dictador” a Peròn, ”Chirolita” a Kirchner y de todo tipo y calibre a Evita y a Cristina.

El camino hacia 2015 será muy largo y lleno de espinas, deberá ser el pueblo el que, con las herramientas de participación que posee se convierta en activo actor para sostener a un gobierno legítimamente elegido para que concluya su mandato y posteriormente elegir uno nuevo. Cada uno puede tener su posición política, ideológica y de vida, pero lo que debemos acostumbrarnos es a respetar las decisiones tomadas por el pueblo y en este caso el pueblo eligió un gobierno en 2011 y hasta 2015.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here