Pregunta del millón: ¿Quién protege a Julio De Vido?

Por la causa de Sueños Compartidos, el juez Martínez de Giorgi le dictó la falta de mérito a quién manejó las cajas más apreciadas por el matrimonio Kirchner

Procesaron a Hebe de Bonafini por Sueños Compartidos, la constructora de las Madres que recibió una montaña de plata del gobierno kirchnerista y terminó en una pesadilla de plata sucia.

De los 700 millones girados hay al menos 200, unos 50 millones de dólares de entonces, que se perdieron en el camino: no se usaron para construir casas sino para construir ricos.

Toda la plata llegó de un ministerio: el de Julio De Vido, que manejó las cajas más apreciadas por el matrimonio Kirchner. Pez grande entre los peces grandes, De Vido supo y aún puede blindarse detrás de ellas ante jueces y fiscales.

Otra vez ha quedado del lado de afuera. O casi. Según detalla el diario Clarín, el juez Martínez de Giorgi le dictó la falta de mérito que es como decir que no encontró pruebas suficientes para procesarlo aunque tampoco está convencido lo suficiente de que debe sobreseerlo.

De Vido puede festejar pero no puede cantar victoria. Es otra forma de decirlo. Quedó en el limbo, al menos en esta causa. Hay otras tres en la que quedó del lado de adentro, entre ellas la Tragedia de Once.

Cristina le regaló fueros de diputado que lo protegen o lo protegen en parte del peso de las acusaciones de corrupción que tiene encima.

Los fueros indirectamente la protegen a ella: si De Vido zafa de apuros judiciales, ella también zafará de apuros judiciales.

El ministerio de De Vido fue el que controló una turbia y monumental red de subsidios al transporte y a la energía y protagonista principal del escándalo de Skanska, donde la Justicia probó sobornos encubiertos con facturas truchas. Kirchner ordenó cerrar la causa, ahora reabierta.

Sorprende que a favor de De Vido el juez De Giorgi destaque que “desde el principio estuvo a disposición de la Justicia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here