¿Por qué los empresarios argentinos perjudican a los consumidores?

Por Fabian G. Tigur

A diferencia de lo que consignan en sus publicidades, ”Cuidamos la economía familiar”, ”en defensa de nuestros clientes”, ”pensamos solamente en nuestros clientes”; la actitud de los comerciantes es la misma, en cuanto pueden meten un aumento ”por las dudas”, ”por el dólar”, ”por el gobierno” ”hay incertidumbre”, este país es siempre el mismo”, dicen. Y terminan matando la ”gallina de los huevos de oro”: el Consumidor.

Sin consumidor no hay empresa. No hay comercio, no hay industria, no hay servicios, no hay fincas. En definitiva no hay proceso económico que se mantenga en pie. Lo que sucedió en 2001 es el ejemplo más cercano que tenemos, pero que significó el final del proceso neoliberal comenzado en 1976 con la dictadura y profundizado durante los ’90 por el ”Menemismo”. Si bien la crisis le explotó en las manos a la Alianza Radical-Socialista liderada por De Larua, que continuo con las políticas neoliberales, esto significó el saldo de un proceso que representó la destrucción de los consumidores a favor de los grandes empresarios. El final: Un país paralizado, que beneficio a muy pocos, casi todos capitales internacionales.

LEÉR MÁS  El SUTE dice que ganó la elección en las Juntas

Pero no todo fue culpa de los líderes políticos mencionados. Cuando uno salía a la calle la mayoría de los vecinos repetían los ideales neoliberales: ”hay que achicar el estado”, ”Hay que privatizar”, etc, etc. Lo peor de todo es que algunos de ellos todavía lo siguen afirmando, y en esto tienen mucho que ver ”Grandes diarios argentinos” que fueron cómplices y socios en el proceso instalando estas ideas en la mente de los argentinos.

Los consumidores

Cualquier libro de economía básica y simple podrá afirmar que la base de sustentación de todo proceso económico es el buen nivel de vida de los consumidores. Sin consumidor, no hay industrial destacado, ni comerciante destacado, ni economía en avance. Todo indica que los empresarios deberían saber muy bien esto y ser muy mesurados en el manejo de los precios, pero esto no sucede. Ante cualquier duda, aumentan los precios. Si el proveedor trae aumentos desmedidos los aplica con obediencia debida. Deberían ser los primeros en manifestar su descontento y realizar medidas contrarias uniéndose a los consumidores. Sin embargo la actitud (en general) es la misma: Ante la duda aumento, golpeando finalmente al que le da de comer ”El consumidor”.

LEÉR MÁS  El SUTE dice que ganó la elección en las Juntas

Hasta que los empresarios argentinos no entiendan esta situación no va a ver país serio, más allá del gobierno que nos toque en suerte. En todos los procesos destructivos que sufrió el país en el pasado fueron cómplices con su actitud, y la mayoría de ellos terminó de la misma manera: Fundidos. Tarde o temprano, cuando la crisis se profundiza termina golpeando a todos, menos a los muy grandes, generalmente capitales internacionales que son los beneficiados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here