Tras aprobar los proyectos de ley de reemplazo, Cambiemos se había comprometido a votar la derogación del decreto que habilita embargar las cuentas sueldos, pero se paró y se fue.

Terminó en escándalo esta madrugada la sesión en la que el oficialismo se había comprometido a votar el rechazo al mega DNU a cambio de la aprobación de tres proyectos de ley que lo reemplazarán. Apenas pasadas las 2, y cuando las tres iniciativas ya habían conseguido media sanción, todos los diputados Cambiemos se pararon y dejaron sus bancas. Los acompañaron sus aliados todo terreno del bloque Justicialista, que responde a los gobernadores peronistas.

La decisión de tratar primero los proyectos de ley y después el rechazo del DNU había sido cuestionada desde el inicio de la jornada por el kirchnerismo y el massismo; aunque fue el Frente Renovador el que finalmente aportó sus votos para que Cambiemos pueda habilitar el temario en ese orden. Llegada la madrugada, aquella votación que había tenido lugar pasado el mediodía cobró una relevancia particular.

LEÉR MÁS  Convocan a una marcha para pedir el desafuero de Cristina Kirchner

Apenas aprobados los tres proyectos de ley, fue la jefa del bloque del massismo, Graciela Camaño, la que advirtió que el oficialismo se preparaba para dejar la sesión sin quórum. Mientras los cambiemitas y los justicialistas dejaban sus bancas, pidió la palabra el jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi. “Es imposible construir un trabajo parlamentario de esta forma. Usted incumplió con el reglamento. Fue cómplice de esta maniobra. Son una porquería como bloque oficialista. No tienen límites”, le dijo al presidente de la Cámara, Emilio Monzó. “No se bancan sostener una discusión sobre los DNU. Estas cosas después se pagan. No pretenda juego limpio de ninguna fuerza política en este Congreso después de lo que hicieron”, agregó.

Lo respaldó Camaño: “Me extraña de algunos diputados del PRO, que en el pasado se quejaban del kirchnerismo. La prepotencia del kirchnerismo era la prepotencia del número. Nos ganaban con el número y nosotros pataléabamos. No me quiero imaginar este Congreso con una mayoría de Cambiemos. Lo que hicieron es bochornoso”, reclamó.

LEÉR MÁS  Cuadernos K: detendrán al concesionario de la terminal de San Rafael

Los gritos, en el recinto, también apuntaron contra el presidente del bloque Justicialista, Pablo Kosiner, cuyos diputados abandonaron la sesión junto a Cambiemos.

Ese bloque, además, había aportado los votos clave para que el oficialismo consiguiera la media sanción de los tres proyectos de ley que reemplazarán al mega DNU, aunque con dos modificaciones importantes: la eliminación de la embargabilidad de las cuentas sueldo y de la flexibilidad que pretendía darle al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses para que actúe como un ente financiero más del mercado.

Ambas cuestiones, sin embargos, siguen actualmente vigentes, ya que el mega DNU no cayó.

Tensiones en el inicio del debate

En el comienzo de la sesión, el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, se cruzó con Rossi por los carteles que en las bancas kirchneristas reclamaban por Luis D´Elía, Milagro Sala, Julio De Vido y Carlos Zannini, definidos como “presos políticos de (el presidente Mauricio) Macri”.

LEÉR MÁS  El Gobierno adjudicó 6 áreas petroleras a 3 empresas

“Poner carteles con los que tienen que defenderse legítimamente en la Justicia no tiene nada que ver con lo que la dictadura militar hizo”, se quejó el radical, que había pedido la palabra para recordar un nuevo aniversario del último golpe militar. Rossi le respondió enojado. “Su homenaje demuestra que utilizan todo el tiempo estas cosas para la chicana política”, acusó. Los homenajes (que incluyeron a la concejala brasileña asesinada Marielle Franco) y las cuestiones de privilegio (muchas en contra del jefe de Gabinete, Marcos Peña, por haber incumplido su palabra de que el ministro de Finanzas, Luis Caputo se presentaría ayer ante el Congreso) se llevaron varias horas en el inicio de la sesión.

Luego, la Cámara convirtió en ley un proyecto que en el Senado había originado el mendocino Julio Cobos para penalizar la tenencia de pornografía infantil y devolvió a comisiones otro texto para establecer multas por acoso callejero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here