En su alegato, la Oficina Anticorrupción consideró que el ex vicepresidente incurrió en los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho.

La Oficina Anticorrupción (OA) pidió este martes una pena cinco años y seis meses de prisión para el ex vicepresidente Amado Boudou, en el marco del juicio por la compra de la ex-Ciccone Calcográfica.
En un alegato de más de siete horas, también solicitó que pague una multa de 90 mil pesos y su inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.
La OA, que preside Laura Alonso, efectuó ese pedido de penas para Boudou por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho.
Para la Oficina, el ex vice, “con mucho poder, disciplinó a un montón de reparticiones públicas en pos de un negocio privado”, en referencia a las intervenciones que tuvieron la Casa de la Moneda, la AFIP y el propio Ministerio de Economía en la compra- venta de la imprenta.
“Vamos a pedir al Tribunal que imponga los límites del Código Penal”, dijo en el inicio del alegato el abogado representante de la OA, que también afirmó que Boudou y su amigo, el empresario José María Núñez Carmona, fueron quienes contactaron a Guillermo Reinwick, yerno de Nicolás Ciccone.
Según la OA, el exvicepresidente y Núñez Carmona se acercaron al dueño de la empresa a través del abogado Alejandro Vandenbroele, titular de The Old Fund, quien apareció formalmente en el proceso de compra de la ex-Ciccone.
Para la querella, ese fue el punto de partida en el que se suscitaron una serie de reuniones en el canal Telefé -adonde Boudou concurrió a dar una entrevista en un programa-, en un hotel y en el restaurante I Fresh Market de Puerto Madero, entre el entonces funcionario y los dueños de Ciccone.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here