Antes, el obispo aseguró a la página web Valores Religiosos que los robos ”parecen ser operativos organizados tendientes a instalar el tema del descontrol social”. El también obispo de Gualeguaychú, sostuvo que la situación de incertidumbre y desorden ”no está en el ánimo de la mayoría de los argentinos”.

Ante los escenarios de saqueo, Lozano afirmó ”la situación no me retrotrajo al 2001 porque estamos en una situación social e institucional totalmente distinta”.

”A mí me sorprendió que sucedieran estos hechos. Me parece que fueron instigados, sobre todo, por lo que dijo el obispo de San Carlos de Bariloche”, aseveró el titular de la Pastoral Social.

LEÉR MÁS  Lucas Ilardo asegura que Félix no tiene capacidad para conducir el PJ

Por lo pronto, el prelado espera ”que avancen las investigaciones en los lugares donde acontecieron estos sucesos para ver desde cada barrio qué motivación hubo. Organizarse para ir sacar cosas de supermercados es una imagen muy fuerte.”

Fernando Maletti, el obispo de San Carlos de Bariloche, había calificado que los dramáticos sucesos que acontecieron en su ciudad tuvieron ”instigadores”, aunque no dio precisiones: ”No estoy en capacidad de hacer un análisis de por qué se produjeron estos hechos ni establecer quiénes lo instigaron”, reconoció.

LEÉR MÁS  La oposición aprobó el dictamen de tarifas y el Gobierno apuesta a trabarlo en el Senado

En diálogo con radio El Mundo, el sacerdote calificó a los últimos saqueos como una situación ”muy difícil, muy tensa, muy cargada de contradicciones, muy loca”.

En esa sintonía subrayó que a pesar de ”las cosas buenas que en materia social se están haciendo desde el Estado” se debería profundizar en el área ya que continúa habiendo ”miles de jóvenes que hoy están a la deriva y carecen de proyecto de vida”.

En este orden de cosas, el presidente de la conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, enfatizó sobre la realidad ”que hipoteca a muchos jóvenes que no estudian ni trabajan”. El también arzobispo de Santa Fe solicitó ”en este contexto de Navidad no podemos dejar de pensar en las muchas situaciones que atentan contra la paz, y que son un signo de nuestra fragilidad social, cultural y política.”

LEÉR MÁS  Fracking: más de 15 países lo prohíben y 6 lo comenzaron a aplicar

”Debemos encontrarnos en el marco de pertenencia de una madura amistad social y como miembros de una misma comunidad, superando la pequeñez de enfrentamientos que descalifican y no construyen”, aseguró Arancedo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here