Lo que se gestó como un cónclave de la oposición al gobierno nacional con eje en las figuras de los dirigentes sindicales, Hugo Moyano, y Luis Barrionuevo, terminó opacado por la cancelación de los convidados que habían concentrado la mayor expectativa y, en simultáneo, por los descalificativos que el dirigente gastronómico eligió para fustigar a los referentes que estuvieron ausentes con aviso en la cumbre de Mar del Plata: ”Si no tienen huevos para venir, que no vengan.”

La cumbre del titular de la CGT opositora y de la CGT Azul y Blanca se desdibujó paulatinamente desde que el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, su par cordobés, José Manuel De La Sota, y el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa, optaron por la deserción. Para colmo de males, los dirigentes debieron soportar una larga lista de cuestionamientos. En diálogo con Tiempo Argentino, el dirigente Héctor Daer, de Sanidad, y voceros del gremio de la Construcción (UOCRA) apuntaron contra las intenciones políticas de Moyano y condicionaron un posible diálogo sindical a ”la ausencia de personalismos”.
El dirigente del neumático y referente de la CTA oficialista, Pedro Wasiejko, coincidió en señalar la intencionalidad ”política” del camionero y minimizó su peso gremial.

En tanto, un laboralista de larga trayectoria sindical lamentó el momento del dirigente camionero: ”Aparece en una decadencia lamentable; desde que dejó la actividad gremial y pasó a la política. Viene barranca abajo.” Consultado por Tiempo Argentino, la fuente recordó que ”Moyano djio de Barrionuevo históricamente las peores barbaridades”, y consideró que ambos ”para la clase política son piantavotos”.

LEÉR MÁS  El PD propone crear fiscalías especializadas en delitos ambientales

Pese los faltazos, la cumbre Moyano-Barrionuevo se realizó conforme a lo previsto, en el Hotel Presidente Perón de Mar del Plata.

Tras el encuentro, los convocantes acusaron al gobierno de ”incapacidad en la gestión”, apuntaron contra ”el Estado” por los ”saqueos (de diciembre), cortes de energía, cárceles”, también por ”fuga de capitales, inseguridad, precios y un gran desorden estructural”. A su vez reclamaron ”paritarias gremiales libres, sin techos y anticipadas”, una ”lucha contra la inflación” y la ”devaluación”. En tanto, abogaron por ”equiparación de los haberes jubilatorios con el salario mínimo”, solicitaron revisar el valor de la canasta de prestaciones de salud que incluye a los medicamentos y prestaciones medicas”, reclamaron ”la erradicación del narcotráfico” y ”la revalorización de los derechos y garantías” de la Ley de Contrato de Trabajo, entre otros reclamos.

Las ausencias no incluyeron al titular del gremio de peones rurales y estibadores, Gerónimo Venegas, que fue de la partida en el hotel del sindicato gastronómico. Ante él, y otros dirigentes, Barrionuevo defendió que la cumbre ”se hizo para buscar la unidad con todos” los gremios para apuntar ”a la paz social”, y despegó el acto de toda voluntad ”desestabilizadora”.

LEÉR MÁS  Frigerio: "Cambiemos está más fuerte que nunca"

Las críticas llovieron desde todas las direcciones. El secretario de Prensa de la CGT más cercana a la política del gobierno nacional, Héctor Daer, rechazó enfáticamente en diálogo con este diario el llamado de Moyano y Barrionuevo cuando aseguró que ”para nosotros (por los gremios que componen la central que dirige Antonio Caló) la unidad pasa por otro debate”.

Al asado opositor no concurrieron Scioli, Massa y De la Sota
El también dirigente del gremio de la Sanidad aclaró que en la central obrera ”estamos convencidos de que tenemos que estar en unidad” pero condicionó toda posibilidad de encuentro gremial a una instancia previa en la que se acuerde ”una forma de trabajo, de consensuar opiniones alejadas del personalismo”, definió. En tanto, un vocero de la UOCRA señaló que ”la unidad es siempre una posibilidad pero lo de hoy (en relación a la cumbre balnearia) es una reunión política”. Si la unión es para enfrentar al gobierno ”no hay consenso”, cerró la fuente consultada.

Wasiejko, de la CTA, fue categórico cuando dijo que ”la cumbre fue para consolidar un espacio político”. El dirigente agregó que Moyano y Barrionuevo ”están alejados del sindicalismo” tradicional y de problemas como el 34% de empleo en negro. ”Tienen que ocuparse de cómo defender su proyecto –finalizó Wasiejko. Nosotros, en cambio, queremos acentuar el camino de la Argentina de los últimos años”. Llamativamente, Roberto Fernández, de la UTA, afín a la CGT de Caló, asistió a Mar del Plata. Consultado, refirió que ”no vengo en representación de alguna CGT sino porque más que nunca tenemos que estar unidos y porque demandamos los mismos derechos”.

LEÉR MÁS  “Si vuelve Cristina, me voy del país”

Tomada rechazó propuesta de Massa

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, rechazó la iniciativa del diputado del Frente Renovador Sergio Massa de suspender los despidos por 180 días. ”Es prácticamente inútil pero políticamente riesgosa e ideológicamente inquietante”, subrayó el funcionario.
Tomada argumentó que ”es inútil porque no existe ni por asomo una situación crítica en el mercado de trabajo”. Y agregó: ”La generación de empleo se mantiene y los movimientos de bajas e ingresos en las empresas se desenvuelven, en general, con normalidad.”

Además, el titular de Trabajo advirtió que ”si fuese necesario, existen herramientas protectoras del empleo, más que suficientes y probadas en situaciones anteriores”.

Y advirtió: ”Por eso cabe preguntarse por la real motivación de la iniciativa. Resulta evidente la intención de ayudar a fabricar artificialmente otra ‘crisis’ jugando irresponsablemente con algo tan valorado como el trabajo.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here