La Nación publica hoy una serie de caricaturas en las que incluye al titular de Planificación, con el epígrafe ”Schoklender fue la cara visible del escándalo en el que el subsecretario Fatala quedó salpicado, al igual que su jefe De Vido”, aunque el texto propiamente dicho de la nota no menciona al ministro.

”Siempre estos diarios pretenden vincularme a supuestos y fantasiosos hechos de corrupción que sólo existen en su imaginación”, aseguró De Vido.

Recordó que ”desde el año 2003 estos medios amarillistas han mancillado, manoseado con mentiras mi imagen pública y luego como siempre, como pasa con este artículo, no hay una sola referencia a De Vido, no hay una sola imputación, nada que decir, pero como decía Goebbels… ”miente miente que algo queda”. ¡Que entre la noticia mentirosa, el diario y el lector, nunca se interponga la verdad!”, enfatizó.

”¿Por qué será que me atacan? ¿Qué buscan y no han conseguido en tantos años? ¿Qué los tiene ‘tan nerviosos’, como decía Néstor, muy nerviosos, al borde de la desesperación?”, se preguntó De Vido.

Señaló que ”no soy empleado de ustedes señores, nunca lo seré, tampoco amparo sicarios, ni representantes, ni voceros, ni dealers que arreglan con sus empleados y operan a sus espaldas con su silencio cómplice, pero ¡rentable sin duda para esos diarios!”.

”No tengo pruebas pero no tengo dudas: ¡ya es un secreto a voces señores! ¡Conmigo no cuentes, yo laburo todos los días, construyo y gestiono lo que ustedes y sus medios nunca muestran!”, agregó.

De Vido dijo que ”La Nación usa, como lo hacen otros medios, recursos gráficos agraviantes, imágenes que blasfeman otras imágenes, para instalar una visión sesgada y falaz de la realidad con el fin no disimulado de reemplazar a quienes llevan adelante este modelo de crecimiento con inclusión social, que conduce la Presidenta, por dirigentes maleables y permeables a sus intereses”.

”Vuelvo a pedirles a los señores del diario La Nación, basta de burla ofensiva y humillante hacia mi persona, si tienen alguna prueba en mi contra vayan a la justicia, eso sí empiecen por lo mínimo que le debe al país: paguen los aportes patronales de sus trabajadores y devuelvan Papel Prensa a sus legítimos dueños, está claro que a Lidia Papaleo la torturaron y a Cristina la quieren crucificar”.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here