“Nos fue mal cuando los dirigentes tuvieron miedo”

Una agenda al rojo vivo. Tan pero tan ajustada que no parece humana. Reuniones varias, teléfonos que no paran de sonar, entrevistas a cada rato, recorridas diarias y actos en lugares distantes. Así, o peor, suele ser la agenda de un político en campaña. Y la de Martín Insaurralde no es la excepción. En medio de ese trajín y mientras se llevaban a cabo negociaciones con otras fuerzas políticas para concretar un debate público antes de las elecciones legislativas del 27 de octubre, el intendente de Lomas de Zamora dialogó con Veintitrés. “La gente me alienta, me dice que le ponga muchas ganas, que no afloje y yo me alimento de eso, de escucharla”, se sincera el candidato del Frente para la Victoria (FPV) al final de una charla que tuvo como telón de fondo el set donde se filmaron los spots que comenzaron a verse en la televisión esta semana. Un caserón en Belgrano, propiedad de la agencia Savaglio, a cargo de la publicidad en este tramo de campaña, fue el lugar de la filmación.

–¿Cómo es hoy el nivel de conocimiento de su candidatura en la provincia?

–Todavía nos falta un 25 por ciento de conocimiento. Solamente el 75 por ciento de los bonaerenses me conoce como candidato. Pero estoy muy contento por la gran experiencia que significó la primera parte de esta campaña, más programada, con más tiempo para recorrer los 135 distritos. La otra fue muy corta, muy rápida, y había que trabajar para elevar rápidamente el nivel de conocimiento del dirigente Martín Insaurralde.

–¿Cómo está integrado ese 25 por ciento?

–Es dispar, por eso hay que hacer este gran esfuerzo de recorrer cada una de las ciudades, de llegar con la comunicación.

–Hasta ahora, ¿qué es lo peor de la campaña?

–A mí no me gusta la mentira, la hipocresía, el ser tan frío en el momento de prometer y después no cumplir. Yo me dedico a la política para cambiar la realidad, pero diciéndole la verdad a la gente. No me gustan las chicanas, la inmadurez, pero tampoco le doy demasiada trascendencia a eso. Ahora, que se le mienta a la gente, que se la quiera confundir, sí. También me molesta que no se quiera debatir. Es un tema que me preocupa como dirigente político. Si hablamos de la renovación, también hay que cambiar la metodología, no sólo las edades de los dirigentes. Me parece que está bueno que en la Argentina haya dirigentes que contemos lo que queremos hacer, las propuestas.

–¿Por qué el Frente Renovador no quiere debatir?

–Porque hacen especulaciones relacionadas con una campaña política de marketing, por la imagen. Porque si toman decisiones o posiciones en algunas cosas, creen que pueden ganar o perder un voto. A mí me parece que en vez de querer acceder al poder por el poder, está bueno acceder al poder contando de qué forma lo quiero utilizar para mejorarles la vida a los bonaerenses.

–En los últimos días Macri blanqueó sus aspiraciones presidenciales, pero el Frente Renovador parece no querer mostrar todas las cartas. ¿A qué se lo atribuye?

–Sin ninguna duda, porque quieren sumar votos de cualquier sector. Ahora, cuando hablan de cambiar todo, eso es volver al pasado. Hay que saber qué está bien y qué hay que mejorar. Nosotros lo sabemos y desde ahí atendemos la agenda cotidiana de la gente. Esa posición, que puede sumar un voto, no le soluciona la vida cotidiana a la gente.

LEÉR MÁS  El SUTE dice que ganó la elección en las Juntas

–En ese marco, ¿qué le parece el pase de dirigentes al Frente Renovador?

–Triste. Yo escucho a algunos dirigentes decir que es normal, pero para mí no es normal. Mis viejos me enseñaron a ser agradecido. Uno puede diferir, pero la lealtad en términos de valores y palabra cuenta. Los mueven otros intereses, seguramente especulativos y económicos, porque por convicción, por lealtad, uno sabe qué debe hacer.

–La semana pasada varios dirigentes del Frente Renovador aseguraron que usted no asumirá la banca de diputado en octubre. ¿Qué les responde?

–Primero, que voy a asumir. Lo dije siempre. No necesito como ellos ir a firmar a una escribanía porque mintieron muchas veces. Massa fue electo en el 2005 y en el 2009 como diputado y nunca asumió. Está bien que la gente no le crea y tenga que ir a una escribanía a firmar. Yo todos los compromisos los asumí ante mi ciudadanía de Lomas de Zamora. Los miré y los sigo mirando a los ojos. No vivo en un country cerrado porque me tengo que esconder. No tengo custodia. Vivo en el mismo lugar de siempre.

–Joaquín de la Torre, el intendente de San Miguel, fue más allá y aseguró que el Frente Renovador no quiere debatir con alguien que no va a asumir la banca.

–Es muy bueno el pretexto. Sigue siendo muy triste. Y me extraña de Joaquín de la Torre porque yo le tengo un afecto muy especial y yo sé que él también por mí. Nos conocemos hace un largo tiempo y soy un agradecido de él porque me dio una mano muy grande en momentos de mi enfermedad.

–¿Qué le pareció ver a Reutemann con Massa en el arranque de la campaña?

–No tengo nada contra Reutemann. Al que no entiendo es a Massa, pasando la ambulancia por la Argentina cuando quiere ser candidato a diputado. Tal vez quiere ser candidato a presidente y no lo dice. ¿Qué va a resolver en la provincia de Buenos Aires con Reutemann?

–¿Cuál es su aspiración?

–Hacer la mejor elección de acá al 27 de octubre, ser legislador y ojalá que pueda hacer en el Congreso lo que hice en Lomas de Zamora, trabajar todos los días para cambiar la realidad. Con un gran equipo ayudé a que Lomas salga adelante y sea uno de los municipios que más ha crecido en los últimos cuatro años. En la Legislatura voy a formar un bloque del FPV que seguramente continuará devolviéndoles derechos a los argentinos.

–¿Hubo un distanciamiento con la Casa Rosada después de su propuesta de bajar la edad de imputabilidad y de plantear la sanción de un Código Penal Juvenil?

–No, para nada. Lo que pasa es que cuando dirigentes del oficialismo opinan diferente parece que algo se hubiera roto o quebrado en el Gobierno; ahora, cuando piensan diferente en la oposición es diversidad, es pluralidad. No es ni una cosa ni la otra, el FpV resuelve cada uno de sus debates de cara a la sociedad.

–¿Por qué sugirió bajar la edad de imputabilidad? ¿Estaba presionado por la agenda de seguridad?

–No, porque la gente te cuenta mucho y uno interpreta. La gente te cuenta que su preocupación más grande es la seguridad, y hablamos mucho de la Justicia, de que hay que democratizarla, de que queremos tener una institución que sea independiente y transparente, dinámica, que aplique sus leyes, que los delincuentes no entren por una puerta y salgan por la otra. Después abordamos el tema de la policía comunal, que queremos una policía de aproximación. Queremos que los intendentes sigan invirtiendo y colaborando con la descentralización de la escuela Vucetich, de los recursos y de la toma de decisiones vinculadas con la policía. También hablamos de los jóvenes que delinquen y entonces ahí hablamos sobre el régimen penal juvenil, que debe ser abordado por el Estado. El Estado falla cuando hay menores que cometen hechos delictivos graves.

LEÉR MÁS  El SUTE dice que ganó la elección en las Juntas

–Porque no tienen derecho a la defensa…

–Nada. Hoy hay un vacío, hoy son juzgados con régimen de mayores y después les reducen la pena a un tercio porque son menores.

–¿Como sigue la campaña, con la Presidenta, con Scioli?

–Sí, de acá hasta las elecciones voy a recorrer todos los distritos de la provincia y seguramente una vez por semana habrá actos con la Presidenta y con el gobernador.

–¿Van a insistir con la realización del debate con todos los candidatos?

–Sí, pero no sólo yo, lo quieren los demás candidatos y lo quiere la gente. Por supuesto, sería en donde todos los medios puedan participar. Algunos hablan de la pluralidad y después quieren debatir en una sola señal de cable. El Frente para la Victoria quiere debatir y que todos los canales puedan exhibirlo.

–¿O sea que podría ser en TN y en otro lado?

–Yo en TV no voy a debatir si no lo pueden tomar todos los canales. Yo quiero diversidad, que tome TN, pero también tome América, Canal 9, Telefé y todas las señales de cable y aire que quieran pasar el debate.

–Con respecto a los medios, la semana pasada Macri pidió un debate profundo sobre la Ley de Servicios de Comunicación…

–Hace cuatro años que estamos esperando la aplicación plena de la ley. Que la Justicia esté cuatro años demorada por un artículo no le hace bien a la Argentina, pero también le hace muy mal al Poder Judicial.

–¿Por qué cree que algunos dirigentes están haciendo declaraciones, justo ahora, contra la ley de medios?

–Porque especulan con los resultados de las elecciones, porque son temerosos de los grupos concentrados de poder. A la Argentina le fue mal cuando los dirigentes tuvieron miedo. A mí me parece que el dirigente político tiene que entender que mediante la extorsión y el miedo no se puede gobernar.

–En esa línea, Macri habló de un círculo rojo. ¿Existe ese círculo?

–Lo que existe son medios de comunicación que eligen candidatos, que presionan para que hagan y digan cosas que a ellos los beneficien económicamente. Y administren y concentren poder. El Frente para la Victoria ha dado muestras en estos diez años de que no les tiene miedo a esos grandes grupos económicos y grupos concentrados de comunicación de poder que creen que mediante dos tapas de diarios pueden decir cómo se gobierna la Argentina.

–Para terminar, y después de haber recorrido la provincia estos meses, ¿cuál es su balance sobre los principales problemas que aquejan a los bonaerenses?

–El sostenimiento del empleo y la seguridad. Trabajar mucho en educación, capacitación y abrir escuelas técnicas porque tienen una salida laboral rápida.

InfoNews

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here