Violaciones a los derechos humanos, espionaje ilegal, malversación de caudales y enriquecimiento ilícito. Este es el tenor de las acusaciones que enfrenta César Milani en la Justicia, donde acumula seis causas, en una de las cuales ya se encuentra procesado.
Milani fue indagado y quedó preso ayer por tres secuestros ocurridos en la dictadura en la Rioja, pero también fue indagado hace dos días por otro caso, donde se investiga la desaparición de un soldado conscripto riojano en Tucumán, durante el Operativo Independencia.
A estas dos causas se suman otra cuatro. La más grave y en camino a enfrentar un juicio oral y público es la causa donde el juez Daniel Rafecas lo procesó por enriquecimiento ilícito. Allí quedó complicado porque con sus ingresos no pudo comprarse una casa en San Isidro de 450 metros cuadrados por un precio declarado de $ 1,5 millones. Mucho menos que el valor de mercado.
A ese caso se suma una denuncia que se presentó donde se mencionaba que el Ejército estaba haciendo trabajo social en la villa La Cárcova y en La Corbonilla , con la intención de posicionar políticamente a Milani.
En ese caso, el juez Rodríguez y el fiscal Federico Delgado llevaron el caso en el que quedó sobreseido por el trabajo en una de las villas, pero la Cámara Federal instó a seguir investigando la tarea realizada en la otra, y determinar si allí había un delito. En esa causa la carátula es abuso de autoridad, violación de deberes de funcionarios público y malversación de caudales.
Las otras dos causas están vinculadas a la sospecha de que Milani montó un sistema de inteligencia paralelo para espiar a opositores políticos y periodistas.
LEÉR MÁS  Vandenbroele declaró casi diez horas y firmó un acta de confidencialidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here