Miguel Pichetto desafió a Cristina Fernández a un debate «donde quiera»

El precandidato a presidente oficialista indicó que tiene confianza en un triunfo en las elecciones y dijo que «habrá polarización».

El precandidato a vicepresidente oficialista de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, confió hoy en que la fórmula que integra con el presidente Mauricio Macri «va a triunfar» en las elecciones, pese a que «habrá una polarización», y desafió a debatir «donde quieran» a la también precandidata a vice del Frente de Todos, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Además, dijo por el canal TN que no cree que la ex mandataria haya cambiado sino que sigue siendo «fiel a sí misma» y comparó su actitud con la del PRI mexicano, que era «autoritario y practicaba el dedazo» para elegir los candidatos.

Pichetto reiteró que, en caso de llegar al gobierno, obedecerá al Presidente y estará «bajo su sombra», pues «si el vicepresidente ilumina mucho estamos en problemas».

El senador sostuvo que «de ninguna manera» Macri se «peronizó» o él se hizo «macrista», sino que «en mí ha buscado la experiencia de muchos años en el Congreso, de construir caminos de consenso y de acuerdos, tarea que también hizo el ministro del Interior», Rogelio Frigerio, quien lo acompañó en la entrevista y resaltó la figura de Pichetto y la política del gobierno.

«Sigo siendo peronista, por supuesto, y vengo con ese bagaje y esa experiencia a este proceso», añadió, y consideró que «por supuesto hay que sumar» a otros peronistas al gobierno, aunque «no hay que mirar con la lógica electoral solamente».

«Va a haber una polarización» en las elecciones pero «el gobierno y la propuesta de Macri van a triunfar en las elecciones», vaticinó el senador, quien advirtió que «hay preocupación por una vuelta al pasado». Inmediatamente añadió: «Y vamos a hacer una buena elección en primera vuelta», sin responder cuando le preguntaron si pensaba en un triunfo sin balotaje.

Pichetto aseveró que «esta fórmula tiene una gran potencia, y hubo una decisión audaz y valiente del Presidente de confiar en mí y aceptarme como soy, sin beneficio de inventario». También señaló que «cualquiera sea la diferencia, cuatro o cinco puntos, va a ser el comienzo de un camino».

En cuanto a su rol en un posible nuevo gobierno macrista, afirmó que «no me tiembla el pulso y sé lo que tengo que hacer en el rol de vice si se elige la fórmula», y sostuvo que estará «a la sombra del presidente, para acompañar y votar lo que el gobierno me pida», desde su papel de eventual presidente del Senado.
Pichetto insistió con que se debe abrir la coalición de gobierno a otros partidos y con su idea un acuerdo de «unidad nacional» con todos los sectores sociales.
«Se necesitan reformas y acuerdos y cambios culturales muy potentes», porque hoy»las demandas superan la capacidad de respuesta del Estado», añadió.
«Argentina no es Suecia ni Noruega, es un país con dificultades, y por ello hay que hacer acuerdos, y los acuerdos se hacen con los diferentes. La Argentina necesita una convocatoria a la unidad nacional» para «las grandes reformas que requieren de una masa crítica más potente que el Parlamento».

Por otra parte, rechazó disidencias con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, de quien dijo: «No es un negado, es inteligente y sabe» que se necesitan estas acciones.

Volvió a reivindicar al jefe de Estado cuando dijo «algunos creen que solamente la oposición kirchnerista hace política y despliega movimientos tácticos, pero Macri juega y arriesga, tiene talento y decisión».

Sobre las críticas que recibe del PJ, habló de la «reestructuración de los partidos políticos» y puso como ejemplo casos de Europa donde «hay partidos tradicionales liquidados, dinamitados, y el bipartidismo solo queda en Estados Unidos».

«Las pertenencias tienen muchas fragilidades. Me preocupan exteriorizaciones con componentes autoritarios, con cosmovisiones autoritarias», alertó.

«El kirchnerismo dice que soy un demonio y lo que se dice traición es un punto de fractura con el pasado; ese es el concepto que entiendo y comprendo», añadió, y criticó las «posturas de sumisión» y que «no hay debate horizontal en el el PJ».

Acerca de si hay una Cristina Fernández «distinta», Pichetto afirmó que «a mi edad no voy a cambiar, soy lo que soy, difícilmente las personas cambien», y aseguró que la ex presidenta «es fiel a sí misma».

«El problema es el método, y el método de ella fue el dedo», dijo sobre decisiones y designaciones que realiza de manera individual. Allí hizo una comparación con «el PRI mexicano (que monopolizó varias décadas el poder), que era autoritario y practicaba el ‘dedazo'».

Y advirtió como «agravante» de la ex mandataria que iba a ocupar la candidatura a vicepresidenta y «eligió al candidato a presidente».

No obstante, aclaró que «no puedo dejar de reconocer que el poder político y de los votos los tiene la ex presidenta, los votos están ahí», en su figura. En cuanto a si debatiría con Cristina Fernández, sostuvo que lo hará «donde quieran, que me inviten», pero para «una confrontación de ideas con respeto».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here