El Gobierno nacional ya analiza el escenario político para 2017. En medio de sus cuitas con la inflación, el empleo, la inseguridad y el regreso político de Cristina, la administración de Mauricio Macri tiene sobre la mesa la elección legislativa de 2017.

Los principales funcionarios reconocen que no pueden perder la elección de medio término.

Y en la disputa por los senadores por la provincia de Buenos Aires aparecen nombres pesados: Sergio Massa, Daniel Scioli, Florencio Randazzo y Elisa Carrió. Y la propia Cristina.
        
El Gobierno tiene una dificultad concreta: el primer candidateable a senador bonaerense es Jorge Macri. Al intendente de Vicente López hoy los números no lo favorecen y solo su apellido asoma como elemento atractivo. En el PRO hay quienes postulan a Elisa María Avelina Carrió; el tema es el estilo pendular de la chaqueña con el Gobierno nacional: “¿Dónde puede estar Lilita con sus críticas en un año?”, se pregunta resignado un hombre de diálogo cotidiano con Mauricio Macri.

Carrió quiere ser candidata y mide bien en la Provincia. Pero sus críticas hacen temblar cualquier táctica del macrismo, prolijo y metódico a la hora de cranear la cuestión electoral. En ese laboratorio, aparecen dos ministros: Esteban Bullrich y el ministro del Interior: “Ojo con Rogelio, eh”, afirma un armador clave del macrismo sobre Frigerio, el hombre que hoy es interlocutor de gobernadores e intendentes de todas las fuerzas.

El peronismo tiene un horizonte complejo. Daniel Scioli sigue vigente, sigue siendo “el que más mide” pero ha generado resistencias; no es el kirchnerismo quien lo combate esta vez sino dirigentes e intendentes jóvenes que sueñan desde hoy con una eventual gobernación en 2019.

Aníbal Florencio Randazzo está aceitando sus contactos y tomá café corto con intendentes, gremialistas y gobernadores. En su entorno, aseguran que cuando se lance, va a medir más que ninguno en el peronismo bonaerense. Por ahora, es sólo teoría.

Luego aparece Sergio Tomás Massa. El hoy diputado es quien más mide en la provincia de Buenos Aires, luego de Vidal, quien es y seguirá siendo gobernadora. Massa cuenta con una flamante aliada: “No descarten que sea Margarita la candidata y no yo”, dijo esta semana en una comida con los suyos, ya que Massa todo lo piensa con el bojetivo presidencial 2018. Stolbizer conversa mucho con el de Tigre pero no cerró puertas con Cambiemos. Todo es coqueteo en estos tiempos.

La pelea electoral está en la cabeza de todos estos actores pero todo asoma atado a la suerte de la economía: ante eso, tronarán los castigos o los premios de la sociedad. Falta sumar a este combo el nombre de Cristina Kirchner. La ex Presidenta volvió a escena y tanto en el massismo como en el macrismo, aseguran que la ex de Néstor conserva entre 28 y 35 puntos de adhesión en territorio bonaerense. La pelea ya está abierta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here