Martin Insaurralde :“El PJ debe ser motor y sostén de este proyecto”

Por Andrea Recúpero

La planificación y el compromiso son, según Martín Insaurralde, las claves de su gestión al frente de la comuna de Lomas de Zamora. Un desempeño que lo llevó al ascenso, ya que cuando asumió al frente del municipio, en octubre de 2009, apenas sumaba el 2% de adhesión y hoy es uno de los dirigentes kirchneristas con mejor imagen de la provincia de Buenos Aires. Obsesivo y desinhibido ante las cámaras, admite diferencias con el gobernador Daniel Scioli y se declara a favor de la reforma judicial que impulsa la presidenta Cristina Fernández. Cree que el peronismo de la provincia de Buenos Aires debe ser el sostén del proyecto K en territorio bonaerense y que Macri derrocha los aportes de los contribuyentes.

–¿Cuál es su posición ante el conflicto docente en la provincia de Buenos Aires?
–En mi municipio, yo empecé a planificar en septiembre porque sabía que tenía riesgo de inicio por problemas de infraestructura. Muchas escuelas habían sufrido distintas roturas por el temporal del año pasado, aulas que faltan o baños rotos. Hicimos un relevamiento, planificamos y gastamos más de 10 millones de pesos en adelanto para tratar de que la educación pública sufriese el menor riesgo posible en el inicio de clases. Acá hay que trabajar con planificación, todos sabemos que se viene el aumento docente, que las escuelas hay que repararlas, me parece que forma parte de la gestión planificar estratégicamente hacia adelante. Hoy es un tema de dinero y de salarios, pero esto lo sabemos desde el año pasado. A veces no es todo inversión, sino planificar, conversar con los docentes, buscar consenso y comprometerse en qué tiempo se va a hacer.

–¿Le parece que el gobernador no fue previsor?

–Hay que prever en todos los órdenes y en educación y seguridad, que son claves. La gestión pública es para eso, no sólo para ver cómo solucionamos el día a día. En Lomas hacemos eso. Yo no sé si voy a estar después del 2015, pero en esta ciudad que tenía 30 por ciento de obras de saneamiento de agua y cloacas, se planificó con el gobierno nacional para que en 2015 se terminen obras que no se hicieron durante 30 años.

–Como trasfondo, el gobierno provincial menciona un problema grave de finanzas.

–Seguramente es cierto, tampoco me alcanzaba a mí cuando inicié mi mandato, pero el arte de lo posible, que tiene que ver con la política y la gestión pública, es buscar las herramientas para poder solucionarlo. Yo no digo que no deba ser asistido con más fondos coparticipables, yo no soy gobernador de la provincia ni funcionario del gobierno, lo que yo sé es lo que hice acá. A mí tampoco me alcanzaba para pagar los sueldos, para hacer obras de saneamiento, y hoy tengo un municipio ordenado, financiado, he reestructurado la deuda, he planificado con el sindicato municipal aumentos todos los años. Pasamos de tener los últimos salarios de empleados municipales a los más altos de la provincia.

–¿Cuál es la situación financiera de Lomas?

–La municipalidad casi no tiene deuda. Las cuentas están saneadas. Somos de los municipios que tienen menos coparticipación, pero gastamos lo que ingresa e intentamos planificar con el gobierno nacional obras atrasadas durante décadas. En tres años hemos casi duplicado el servicio de cloacas. En agua potable estábamos en el 35 % y hoy estamos en el 80 de agua corriente y segura. Eso forma parte de un gobierno nacional que apostó a invertir en los 40 millones de argentinos.

–¿Le parece que su forma de gestionar explica el crecimiento vertiginoso de su imagen y su buena llegada a la Casa Rosada?

–Otra sería Lomas si yo no tuviese el apoyo del gobierno nacional. Pero sostiene a más de los 1.500 municipios que tiene la Argentina. Lo que ha hecho el Estado nacional es que los recursos lleguen a los intendentes, que somos los que tenemos los conflictos todos los días.

–La Presidenta, ante la Asamblea Legislativa, reconoció la labor de los intendentes y criticó a los gobernadores, que son los que manejan los fondos y la policía. ¿Está de acuerdo con ese análisis?

–Cualquiera que se dedique a la política hubiera querido hacer ese discurso. La oposición no lo va a decir, pero siendo opositor u oficialista, cualquiera piensa: ”Esta mina tiene agallas, no tiene miedo, esta mujer quiere resolver los problemas del país sin pensar en ella”. Cualquiera de nosotros que empezó a militar a los 16 años sueña con gobernar un país para hacerlo crecer y no acordar con corporaciones, ni tenerles miedo a los medios que extorsionan, ni a la Justicia que te abre causas y te deja por diez años viendo si te mete preso o no.

LEÉR MÁS  Polémica por el nombramiento de la pareja de Cobos en un alto cargo de la Justicia Federal

–¿Y cómo quedó Daniel Scioli frente a los intendentes?

–Los intendentes no cobramos la cuota, arreglamos un pozo y listo. No, el intendente hoy se ocupa de todo y esto es lo que Cristina destaca. Esto es claro, el intendente se tiene que ocupar de la seguridad, lo dijo, a una intendenta casi la linchan por eso, pero no maneja la policía, no echa. Entonces, quién es el responsable. El intendente… Lo mismo en materia de salud y educación. Lo hablamos recién. Lo que hizo Cristina es poner sobre valor y decir: el intendente es el primer mostrador del Estado, el que se ocupa todos los días. Entonces los gobiernos provinciales deben asistir, no financieramente, deben hacerse cargo de esos problemas, que hoy en muchos lugares asumen los intendentes.

–¿Cómo es su relación con el gobernador?

–Muy buena. Discuto y peleo sobre la gestión porque soy un obsesivo y me voy a pelear con cualquiera, sea gobernador o ministro, que no entienda que la prioridad es la gente. Yo discuto sobre programas de gestión y cuando no se cumplen, a veces tengo algún roce.

–La Presidenta pidió que no se utilice la seguridad para hacer campaña cuando objetó lo que pasó en Tigre, que las cámaras justo no estaban funcionando cuando ocurrieron hechos de violencia entre barras.

–El tema seguridad es muy complejo. Nosotros como Estado municipal tenemos que hacernos cargo, pero faltan recursos y un punto fundamental es que no somos los jefes de la policía. Por eso impulsamos una ley para modificarlo, porque si los intendentes no gestionan la policía esto no va a cambiar.

–A Macri no le está yendo muy bien con la Metropolitana.

–Bueno, no le va bien en muchos temas. Hay que gestionar, no sólo lanzar programas. Quiere una policía propia y nombra a un ex represor. Si yo soy el jefe de la policía no lo delego. Yo camino todos los días las calles de Lomas, sé dónde hay un pozo, dónde falta una luz. Me ocupo. No tengo asesores que me dicen: ”Creemos que en la comisaría décima hay dificultades”. Voy yo.

–¿Le parece bien cómo administra Macri el transporte público?

–Veo mucha improvisación, me parece que un día apuesta a los subtes, otro día al Metrobús. Primero iba a hacer terminales fuera de la ciudad, después se quedó con Retiro. Me parece que derrocha muchos fondos de los contribuyentes, un día planificando para un lado y después para otro. Yo no digo que no se cometan errores, todos los cometemos, pero cuando hablamos de tantos fondos hay que planificar mejor.

–Circulan versiones, casi certezas, de que sería candidato en las legislativas.

–No, certezas no. Estuvimos hablando de gestión media hora, para mí sería una locura hablar de candidaturas ahora.

–De concretarse, ¿sería una candidatura testimonial?

–No lo sé. La verdad, yo no he conversado con nadie, lo vi en algunos medios. Mi ambición es resolver los problemas de los vecinos de Lomas. Te juro que estoy obsesionado con eso. Pertenezco a un proyecto colectivo y siempre voy a estar donde el proyecto me diga que tengo que estar. Yo no armé un partido Martín Insaurralde, ni soy Martín Insaurralde ”el referente de”. Yo pertenezco a un equipo, no sólo en Lomas de Zamora, sino en la provincia y en la Argentina.

–¿Le gustaría ser candidato a gobernador en 2015?

–Te voy a decir algo: yo tenía proyectada mi vida, pero desde el día que me enfermé vivo totalmente diferente. En política, capaz que no queda bien que no busques un escalón para arriba, porque los de los costados se van si vos no buscás un escalón para arriba, pero la verdad a mí los que tengo al costado no me interesan, me interesa la gente.

–¿La enfermedad lo cambió, fue una especie de cable a tierra?

–Totalmente. Hoy vivo los problemas de otra manera. Me interesa resolver los problemas desde otro lado. Antes también los resolvía, pero por ahí esa obsesión se convirtió en planificar, en estar más tranquilo, en ver día a día cómo podemos ir avanzando. A veces la desesperación te hace equivocar. Es como que a uno la enfermedad le dio otra sabiduría.

LEÉR MÁS  El gobierno regulará las matrículas de todos los abogados mendocinos

–¿Qué importancia tiene la pata peronista en el proyecto kirchnerista?

–Creo que el peronismo de la provincia de Buenos Aires debe ser la herramienta, el motor y el sostén de este proyecto. El peronismo de la provincia debe estar fortalecido, dinámico. Debe ser un PJ que trabaje en ser la columna vertebral en materia de elección, en eso y en la organización de los intendentes, de los legisladores de la provincia, que estemos encolumnados, con nuestras diferencias, pero unidos y trabajando para mostrar los puntos fuertes de esta gestión que tanto recuperó desde 2003 hasta este año.

–Entonces, ¿es partidario de la unidad del kirchnerismo y del peronismo?

–Sí, estoy convencido de que tenemos que ir todos juntos a elecciones este año, todos los que quieren sostener estos 5 millones y medio de puestos de trabajo y el crecimiento de la Argentina mediante el consumo, todos los que quieren repartir la riqueza siendo equitativos con los que más necesitan, y el buen peronista quiere eso. Tenemos que trabajar en esa dirección.

–¿Cuál es su lectura de la fractura de la CGT y del volantazo de Moyano?

–Intereses mezquinos, que no forman parte de la Argentina que queremos la mayoría de los dirigentes. Este es un proyecto colectivo y nada hay que no se pueda salvar conversando, excepto que haya un interés individual. No hay retorno cuando criticás todo lo que apoyaste. Pasa en tu vida y en la política, son cuestiones individuales y no colectivas.

–¿Qué opina de la reforma del Poder Judicial que anunció la Presidenta?

–Es necesaria, porque la gente elige a los políticos, pero el Poder Judicial se elige de tal forma que no los podemos castigar si hacen las cosas mal. Al político no lo vuelven a votar, si se enriquece debe mostrar sus declaraciones juradas y puede ir preso. Los jueces están en desigualdad ante los ciudadanos. El Poder Judicial debe ser transparente como el resto de la administración pública. Acá se muestran las cuentas, el presupuesto, todos saben dónde vivo, a qué escuela van mis hijos, en que súper compro, quiénes son mis padres, si no, no podés ser intendente. Quién sabe dónde viven los jueces y los fiscales, si se enriquecen, dónde están las causas de los que entran y salen, quiénes son los que los juzgan, nadie lo sabe. O quiénes liberan a los delincuentes. Todos nos quejamos, pero lo mejor es que cada uno dé el ejemplo.

–La oposición criticó de inmediato los alcances de la reforma.

–Es un círculo. No entienden que esto no es Cristina, que es un apoyo a la democracia. Con la Ley de Medios fue exactamente lo mismo. Son los mismos intereses, por suerte minoritarios.

–¿Por qué la oposición no puede salir de esa lógica?

–Porque lamentablemente siguen con la misma mezquindad. No te lo van a decir porque son opositores, pero cualquier dirigente querría haber hecho el discurso de Cristina, y pensar así. ¿Vos pensás que el radicalismo y el FAP, el peronismo disidente, no quieren democratizar la Justicia? Sí, pero lamentablemente anteponen intereses personales y no piensan en el interés común de la Argentina.

–Lo vimos en la tele, coqueteando con Florencia Peña. ¿Se siente cómodo con la exposición mediática, le aporta?

–La verdad no sé si me aporta, yo hago. A Florencia la conocí de casualidad, por intermedio de Marcelo (Tinelli), y es una mina bárbara, con ganas de hacer cosas. Lo que hacemos es juntarnos a resolver problemas de la gente. Se interesa por los que más necesitan, recibe cartas y yo la ayudo a resolver. Como argentina, se compromete con su país y la felicito.

–¿Por qué eligió mostrarse en el programa de Tinelli?

–Yo soy así, no tengo filtro. Lo mismo que soy como persona, soy en la política, tengo mis ideas, debato, gestiono…

–Bueno, pero todos no vamos al programa de Tinelli…

–Muchos no van porque tienen miedo a ir, otros porque no pueden. Fui porque lo conocí a Marcelo de casualidad, en un momento difícil de mi vida, y es un tipo muy solidario, tuvimos una buena relación, me invitó a ir un día y después fui dos veces más porque el sueño de Florencia era de Lomas y fui a acompañarla. Pero fui tres veces al programa y 35 veces al sueño, en Temperley, y eso no salió en los medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here