Por: Ignacio Chausis pàra tiempo argentino
El titular del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, encabezará hoy en persona una movilización a Plaza de Mayo que, si no en convocatoria, al menos en heterogeneidad promete superar al paro y movilización del pasado 20 de noviembre pasado. Y es que a la ”unidad en la acción” sellada en los últimos meses con la CTA disidente que conduce Pablo Micheli y la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, se sumarán la Unión Cívica Radical (UCR), la agrupación Solano Lima que tiene como principal referente al legislador del PRO Cristian Ritondo y la Federación Agraria que conduce Eduardo Buzzi.
”Vamos a movilizar unos 200 o 300 militantes”, prometió una fuente de la Solano Lima, que también vaticinó la participación de jóvenes caceroleros llegados desde Paraná, Entre Ríos.
En el plano político, la decisión dividió al radicalismo, en tanto el senador Eugenio ”Nito” Artaza se distanció de la adhesión adoptada por la cúpula partidaria integrada por Ricardo Alfonsín y Mario Barletta. A pesar del alto contenido político, en rigor, las consignas de la movilización tienen que ver con los conocidos reclamos sindicales que el moyanismo comparte con la CGT de Antonio Caló, esto es, la universalización de las asignaciones familiares o la suba del mínimo de Ganancias. No obstante, el anhelo de Moyano es sumar a sectores de la clase media descontentos con el gobierno nacional, que en su mayor parte participaron de los cacerolazos de septiembre y noviembre de este año.
Así lo dio a entender el propio líder camionero durante la conferencia de prensa que brindó el pasado 4 de diciembre, al extender la amplia convocatoria a ”todos los sectores de la sociedad sin exclusiones, todo aquel hombre, mujer, joven que tenga deseos de expresar este reclamo masivo que vamos a realizar”.
Además de asignaciones familiares y Ganancias, se espera que durante la protesta esté presente el reclamo por el aumento a los haberes que perciben los jubilados. De hecho, según lo pautado, la primera exposición en el escenario montado en Plaza de Mayo estará a cargo de Lidia Mesa, secretaria de previsión social de la CTA disidente. Le seguirá Pablo Micheli y el cierre estará a cargo –no podía ser de otra manera– de Hugo Moyano.
Asimismo, entre las organizaciones sociales y políticas que estarán presentes se cuentan Barrios de Pie, MST Teresa Vive, la Corriente Clasista y Combativa, el Partido Obrero y movimientos que representan a los jubilados. En el campo estrictamente sindical moyanista, primaron las adhesiones, aunque manteniendo un bajo perfil, como el caso de los recibidores de granos y los jerárquicos de la aviación civil.
Otra aspiración del moyanismo es contar con la adhesión de algunos delegados de base de sindicatos que alineados con la CGT de Caló, particularmente en aquellos gremios ligados al transporte.
El núcleo de la protesta, obviamente, estará centrado en el poder de fuego de la estructura del sindicato de Camioneros, que se convocó a las 16 horas en la esquina de Avenida Belgrano y 9 de Julio, desde donde se movilizará a Plaza de Mayo. Fuentes ligadas al gremio prometieron la participación de no menos de 50 mil afiliados, para alcanzar un total de 80 mil participantes en la Plaza.
Entre las deserciones de peso se cuenta la decisión de la Asociación Bancaria, que la semana pasada comunicó su rechazo a formar parte de la protesta. A través de un comunicado que lleva la firma de su secretario general, Sergio Palazzo, el gremio –uno de los que adhirió al paro del 20 de noviembre y forma parte del consejo directivo de la CGT de Moyano– indicó que no participaría de ”decisiones adoptadas sin el correspondiente debate orgánico, que puedan confundirse con intereses partidistas o que involucren a sectores que apuestan a la fragmentación del movimiento sindical”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here