“Una pésima señal de Cristina”, es el título de la columna de Luis Majul aparecida en La Nación de hoy. Referida a la toma del Parque Indoamericano, quien lea sólo el título de la nota pensará: salió todo mal… No obstante, horas después de la redacción del artículo, quedó demostrado que la opción del Gobierno nacional, a saber, hallar una solución política y pacífica al conflicto, era la correcta. Una excelente señal de Cristina.

Mientras el macrismo (el propio Macri, Rodríguez Larreta, Michetti) y ciertos medios (Clarín y La Nación) invocaban al desalojo violento como única vía de salida, desde el Gobierno nacional se mediaba para no derramar una gota de sangre más entre quienes ocupaban el predio de Villa Soldati. Anoche hubo reunión entre las partes y ahora el Parque está desocupado y en paz.

Sin embargo, para el conductor de La Cornisa la historia debió haber sido otra: “Cuando Cristina Fernández anunció que no iba a enviar a las fuerzas de seguridad para desalojar a los ocupantes del parque Indoamericano –dice el hombre–, miles de personas humildes y necesitadas recibieron una señal inequívoca en todo el país: si tomamos un espacio público, el gobierno nacional nos protegerá y tarde o temprano conseguiremos una casa”.

Por eso, ahora hay otro fantasma que agitar: “El miedo a las ocupaciones intempestivas recorre el país y amenaza con extenderse a otras provincias”, a lo que Luis añade que “el efecto contagio amenaza con extenderse a todo el país”. Sin represión y desalojo violento, estamos hablando de una caja de Pandora, según el columnista.

Para Majul, entonces, a quien tres muertes parecen no alcanzarle, la salida al conflicto tendría que haber pasado –a pesar de que la realidad, ahora, dice lo contrario- por desalojar a sangre y fuego a los ocupantes…

Para terminar, el periodista gráfico, radial, televisivo (el de las preguntas “incisivas”, ¿no?) arremete contra cualquier hipótesis que apunte a revelar cómo y por qué se produjeron las tomas; las descarta de plano. Para él no hay quien las azuce con fines políticos ni quien haya enviado a patoteros y barras para generar que el hecho produjera muertes y heridos.

“Lo peor se conoció en las últimas horas –dice–. Es la nueva teoría conspirativa oficial en la que se responsabiliza, una vez más, al ex presidente Eduardo Duhalde por toda la situación. Con esta disparatada lectura de la realidad –agrega-, la Presidenta abandona de manera definitiva su rol de viuda conmovida por el dolor y regresa con fuerza al estilo paranoico y confrontativo que caracterizó al ex presidente Néstor Kirchner en los últimos años de su vida”.

Cristina no quiso desalojar violentamente el Parque Indoamericano y es “confrontativa”. Y Majul asegura que “el miedo a las ocupaciones intempestivas recorre el país…”. ¿Quién es el paranoico?

fuente: Diario Registrado

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here