Al presentar su precandidatura a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, impulsado por la plana mayor de la CGT, encabezada por Hugo Moyano, y acompañado por los ministros Julio de Vido y Débora Giorgi, Boudou afirmó que ”hace falta trabajar todos los días para que los problemas de la Ciudad no exploten en la cara y después pongan cara de yo no fui”.

El titular del Palacio de Hacienda, durante el acto desarrollado en la sede central de SMATA, dijo que el ”fracaso” de la administración porteña se observa ”no sólo en aquellas cosas que no les importa, como es hacer casas para los que menos tienen, sino también en lo que ellos decían que eran importantes, como el Teatro Colón”.

”A pesar de haber gastado una montaña de plata, el teatro tiene que estar parado porque no pueden entender que los trabajadores de la cultura también tienen un lugar en la Ciudad y que esto no se arregla trayendo números artísticos del exterior”, dijo Boudou.

Momentos antes el ministro fue presentado por el anfitrión, Mario Manrique; el secretario de Derechos Humanos de la CGT, Julio Piumato; el titular de las 62 Organizaciones Peronistas de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor; y el secretario de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló.

La precandidatura de Boudou recibió asimismo el respaldo explícito de Hugo Moyano, quien encomió su ”juventud, inteligencia y visión de la sociedad, frente a estos señores que no saben de política, que no saben de nada de nada”.

”Cuando pensamos en que sea nuestro candidato, en algún momento dijimos que a lo mejor Amado no quiere ser el candidato del movimiento obrero y del peronismo. Y él nos dijo: `yo soy peronista y la columna vertebral del peronismo es el movimiento obrero`. Por eso hoy estamos acá presentándolo acá como el futuro jefe de gobierno de la ciudad”, relató el secretario general de la CGT.

Acompañaron también a Boudou en su lanzamiento directivos de cámaras de PyME, como Marcelo Fernández (de CGERA) y Osvaldo Cornide (de CAME); el diputado Carlos Kunkel, el vicemiministro de Economía, Roberto Feletti, el secretario de Finanzas, Hernan Lorenzino y el titular de la ANSES, Diego Bossio, entre otros.

El ministro aprovechó la ocasión para vaticinar que a fines de 2011, ”cuando estemos terminando esta etapa de gobierno, el desempleo bajará a 6,6%, una cifra histórica”, mientras ”en la próxima etapa de gobierno la distribución del ingreso entre los trabajadores y los empresarios será de 50 y 50%”.

Repasó luego los logros de la administración nacional desde 2003 y puntualizó que ”cuando empezó Néstor Kirchner, la Argentina debía 176% de su producto, casi dos años de producción completa aunque ningún argentino hubiera consumido nada; hoy, nuestra deuda es 40% del producto, y si le descontamos lo que tiene adentro el propio sector público, es de 22%”.

Boudou rememoró que ”en 2002 el gobierno usaba 2% del PBI para el sistema educativo y 5% para deuda externa, mientras en el proyecto de Presupuesto de 2011 se fijó un 2% para pagar deuda externa y 6,47% para educación”.

”Para eso sirvió reducir la deuda y también para inversión en infraestructura, que en 2002 era de 0,5%, llegara este año a 4,6% del PBI, lo que significa trabajo, crecimiento y mercado interno.

Volviendo al plano local, Boudou recordó que ”mientras el gobierno nacional llevó adelante un programa de desendeudamiento durante este difícil año, el jefe de Gobierno de la Ciudad tomó deuda al 12,5%, pagando 2 puntos de comisión, para que la plata esté muriéndose de risa en al Banco Ciudad, mientras los porteños tenemos grandes necesidades de inversión”.

Boudou rechazó luego versiones publicadas en el diario ”Clarín” y afirmó que ”no quieren dirigentes políticos que enfrenten a las corporaciones, al poder económico”.

”No quieren una candidatura distinta, quieren candidatos que ellos puedan controlar, que puedan dominar, que defiendan a la Sociedad Rural, que le tengan miedo a las tapas (de los diarios). Nosotros no le tenemos miedo”, aseguró.

”Ya empezaron con las tapas. Nos van a hacer cosas indecibles, no les importa, no tienen pudor, vergüenza de mentir, de tergiversar, a veces ni siquiera de matar, como cuando fueron el mascaron de proa de la dictadura genocida”, concluyó Boudou.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here