Luego de la marcha de la CGT, el mandatario decidió apartar de sus cargos a dos funcionarios de relieve en los ministerios de Salud y Trabajo

La movilización que ayer convocó la CGT a Plaza de Mayo provocó que horas después, ya de noche y a escasos metros de distancia, el presidente Mauricio Macri decidiera apartar de sus cargos a dos funcionarios de relieve en los ministerios de Salud y Trabajo.

Primero se conoció el despido de Luis Scervino como titular de la Superintendencia de Servicios de Salud, y poco después, la salida de Ezequiel Sabor de la Secretaría de Trabajo.

Según detalla el Cronista Comercial, las razones parecen claras: Scervino era un hombre de extrema confianza del secretario general de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, y Sabor un funcionario cercano al líder del sindicato de gastronómicos Luis Barrionuevo.

LEÉR MÁS  El massismo confirmó que no dará quórum para la reforma previsional

Ambos sindicatos fueron parte activa de la movilización de ayer, a diferencia del sector de los denominados “gordos”, que estuvieron al margen. “Un ajuste de cuentas”, interpretaron fuentes ejecutivas y de los gremios.

Alrededor de las 17.30, dos horas después del acto que la central obrera convocó en rechazo a las políticas de su gobierno, Macri se refirió a la marcha durante un encuentro que mantuvo en Casa Rosada con jóvenes que accedieron a su primer empleo.

LEÉR MÁS  Explotó una camioneta en cercanías del Congreso de la Nación

El Presidente celebró el ingreso al mercado laboral de los presentes y fustigó a la central obrera por instar a “movilizar hacia no se qué”.

En línea con lo dicho días atrás, Macri consideró que la marcha fue “una pérdida de tiempo que no lleva a ningún lugar”, al tiempo que subrayó que “el camino es dialogar”.

Al Presidente se lo vio distendido, dialogando e intercambiando bromas con el ministro de Trabajo Jorge Triaca. Nada hacía prever que poco después, ambos serían parte de una decisión drástica: apartar a dos funcionarios afínes a dirigentes sindicales que marcharon ayer.

“Le dieron $ 22.000 millones y ni así pudo frenar la marcha”, dijeron fuentes ejecutivas sobre la salida de Scervino, comunicada por el propio Macri ayer en la tarde-noche. La referencia aludía a que durante la gestión de Scervino el Gobierno devolvió, en el marco del Fondo Solidario de Redistribución, parte de la deuda que mantenía con las obras sociales, que se había acumulado durante las dos presidencias de Cristina Fernández de Kirchner.

LEÉR MÁS  Pronostican una ola de calor que afectará a los mendocinos

El resto, estimado en alrededor de $ 8000 millones, se iba a destinar para el denominado “Plan de Cobertura Universal de Salud”, que se debía anunciar hoy a las 11 en el Ministerio de Salud. A Scervino lo reemplazará Sandro Taricco, hasta ayer gerente general de la Superintendencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here