Esta semana se cumplieron 15 años desde que China entró en la Organización Mundial de Comercio en calidad de economía de no-mercado, por lo que el acuerdo dicta que el gigante asiático sea reconocido como economía de mercado y miembro pleno, eliminando las sanciones impuestas en forma de alícuotas a la importación de sus productos.
Sin embargo, este domingo, según informó La Política Online, varios países (entre ellos Estados Unidos y la Unión Europea) adoptaron la decisión de no considerarla una economía de mercado por considerar que todavía está lejos de considerarse que sus industrias compiten en pie de igualdad con las del resto del mundo.
La respuesta del ministro de Comercio de China no tardó en llegar: el mismo lunes aseguró en un comunicado oficial que “es lamentable que Estados Unidos y la Unión Europea no hayan respetado su compromiso” y adelantó que haría una demanda ante la OMC.
En estos 15 años, China pasó de representar el 2% al 23% del comercio mundial y además tuvo un flujo de capitales hacia las economías emergentes. En el caso de Argentina se convirtió en uno de los principales inversores en energía y transporte.
El compromiso de China con Néstor Kirchner de votar a favor de su incorporación había sido ratificado por Cristina Kirchner en ocasión de negociar el primer swap de monedas entre pesos y yuanes para hacer frente a la pérdida de reservas internacionales.
Sin embargo, Mauricio Macri decidió no honrar ese compromiso internacional y optó por seguir la línea política de Occidente.
De esta forma, Macri se asegura el apoyo de los industriales que venían, con Paolo Rocca a la cabeza, pidiendo que no se reconociera a China como economía de mercado para no perder las herramientas aduaneras de defensa contra las prácticas de comercio desleal.
LEÉR MÁS  Por decreto, el Gobierno lanza nuevo ajuste por más de $ 65.000 millones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here