Subsidios y bajas de retenciones a los sectores poderosos por un lado, aumentos de impuestos de porcentajes escandalosos para los mas vulnerables, tratar de ocultar la falta de gestión y ausencia de planes con espectáculos mediáticos parece ser la norma.
De todos modos, no se disimula nada, si hay desacuerdo y cualquier tipo de manifestación popular, la orden es reprimir en algunos casos, imputar a dirigentes gremiales, multas a las organizaciones en otros e intimidación por “inteligencia, al mejor estilo militar”.
La clase media, que estaba cansada de que le den subsidios a los “negros” va tomando conciencia de que así eran vistos ellos por los dirigentes de turno, los empresarios devenidos en dirigentes de “nueva política”, ya que las medidas en favor de esta han sido solo devaluación, despidos, incertidumbre, techos a las paritarias en el caso de los empleados públicos y ningún tipo de plan o esperanza de que la situación pueda mejorar en el corto o mediano plazo.
La onda heroica de los funcionarios e intendentes que hasta se animan a hablar de “purga”, echar a los vagos, ñoquis, es decir, todos ellos peronistas y si son de La Cámpora ni hablar, los está llevando hasta limites insospechados. Despidos ilegales, aprietes, y todo lo necesario para “limpiar” el estado de esa clase de gente que apoyó el modelo de gobierno de la ultima década.
La grieta, era el discurso de campaña, había que cerrarla, con alegría. Qué lejos que quedaron esos de buenos deseos -al menos en apariencia- de unir al país, o tal vez, nunca fue la idea… ojalá que cambiemos, ahora después de 70 días más que nunca.
foto: los andes
LEÉR MÁS  Cornejo piensa reactivar Vale y exportar petróleo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here