Los cabos sueltos de Mauricio Macri en el debate presidencial

El candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, promete alcanzar “la pobreza cero en la Argentina”, estos son los datos de acuerdo a organismos oficiales en los últimos años.

“Hace 4 años que Argentina no crece”    

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) espera un crecimiento de 0,7 por ciento de la economía argentina en 2015, pese a la desaceleración de la región, este país se encuentra entre los países que aumentaron la inversión pública al tiempo que disminuyeron su deuda.

Macri, por su parte, recibió a la Ciudad de Buenos Aires en 2007 con un endeudamiento de mil 797 millones de dólares, la subió en 2009 a 2 mil 606 millones. A finales de diciembre de 2010 llegó a alcanzar los 4 mil 485 millones de dólares. De este modo, Mauricio Macri le dejará a su sucesor una deuda de 5 mil 877 millones.   

“Crearé dos millones de puestos de trabajo”   

Macri vetó una ley de inclusión laboral para jóvenes en situación de vulnerabilidad social. La ley 3271 tenía como objetivo la reinserción laboral de adolescentes y adultos que han egresado de comunidades terapéuticas y asistencia en materia de consumo de sustancias psicoactivas.

Desestimó una ley orientada a dar un espacio formal a los artesanos y también paró los operativos de allanamientos a talleres clandestinos en búsqueda de trabajo esclavo que lideraba la Subsecretaría de Trabajo de Jorge Telerman (anterior jefe de Gobierno) luego de la tragedia en un taller clandestino.

La esposa de Macri -Juliana Awada- es empresaria del rubro textil, y su empresa ”Awada” está denunciada por trabajo esclavo. Hay una ONG llamada ”La Alameda” que es la que se ocupa de denunciar todos estos casos y prestar asesoramiento legal a los trabajadores víctima.

Fuentes: ONG La Alameda / Centro Documental de Información y Archivo Legislativo para contenido de ley y decreto de veto / 100razonesparanovotaramacri

“Nosotros tenemos como objetivo económico lograr una Argentina con pobreza cero”    

Argentina es uno de los países de América Latina con menor cantidad de pobres pese a que tuvo uno de los niveles más críticos durante la gestión de Carlos Menem (1989-1999), quien finalizó su mandato con un 54 por ciento en este ámbito.

LEÉR MÁS  Polémica por el nombramiento de la pareja de Cobos en un alto cargo de la Justicia Federal

Para finales de 2004, Néstor Kirchner tenía el índice de pobreza en 40,28 por ciento. Dicho indicador se ubicó según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), durante el actual Gobierno de Cristina, en 4,7 por ciento para 2013.    

Mientras que en la Ciudad de Buenos Aires, donde Mauricio Macri es el actual jefe de gobierno, la pobreza afecta al 5,2 por ciento de los hogares porteños, y la indigencia marcó un 2 por ciento, de acuerdo a la Dirección de Estadísticas de ese Gobierno.

“Nuestra principal preocupación son nuestros niños”   

Pese a que Mauricio Macri administra el ingreso pér capita más alto de todas las provincias de Argentina, dos mil estudiantes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) siguen sin cupo para ingresar a institutos educativos.

En cuanto a la tasa de mortalidad infantil, el propio Macri reconoció durante el debate que “los índices de mortalidad infatil en la Ciudad de Buenos Aires son los mismos que en el período anterior”.

Datos oficiales sobre la muerte infantil, el indicador que se mide sobre cada mil nacidos vivos del Ministerio de Salud de Argentina muestran que, durante el período 2011-2013, la tasa de la Ciudad donde gobierna Mauricio Macri fue mayor a la de los los periodos 2005-2007 y 2008-2010.

Macri tampoco cumple con las normas de Hogares de Niños (99 entidades) de la Ciudad de Buenos Aires, que pese a recibir ingresos mensuales por niño, plantearon su imposibilidad de cumplir con las normas de habilitación.

En 2010, Macri vetó la ley que creaba un fondo de 240 mil dólares anuales durante 5 años para la localización y restitución de niños y la defensa del derecho a la identidad y de los derechos del niño que lleva a cabo la Fundación Abuelas de Plaza de Mayo. Los principales justificativos de Macri fueron que esos fondos no estaban contemplados en la ley de presupuesto dictada para 2010 (aunque subejecutó todas las partidas presupuestarias por montos mayores).
 
“Nuestros docentes, a los cuales tenemos que apoyar, transformarlos en esos agentes de cambio”    

La educación pública y, más precisamente, lo que tiene que ver con infraestructura, no ha representado un punto fuerte para el Gobierno de Macri. Por un lado, arrastra fuertes inconvenientes de subejecución presupuestaria, algo que se pone de manifiesto en el informe sobre el período 2009-2010 de la Auditoría General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

LEÉR MÁS  Presentaron la ley de Emergencia Social y Agraria en la Legislatura

Además denota una seria falta de justificaciones para los plazos entre las fechas de finalización real de las obras y actas de recepción de las mismas, entre otras críticas planteadas. Construyó solo 13 escuelas nuevas desde que gobierna la Ciudad, lejos de las 36 escuelas que sostiene que edificó, la mayoría provienen de la gestión anterior y fueron financiadas por la Nación.

“Volver a entrar con el Estado en los barrios más peligrosos y atacar con una línea el narcotráfico”   

En marzo de 2014, bajo la excusa de desarticular una supuesta banda dedicada al narcotráfico, Macri desalojó por medio de la fuerza y la represión a 500 familias de bajos recursos del barrio Papa Francisco que quedaron a la intemperie, según la revista Veintitrés.

El gobierno porteño vetó el 21 de enero de 2010 una ley para crear una oficina para combatir el narcotráfico. El proyecto concebía la creación de una comisión permanente integrada por cinco representantes del Ejecutivo, del Poder Judicial y del Legislativo, además de la Defensoría del Pueblo y el Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

“No estamos viviendo en la Argentina con la tranquilidad en la que solíamos hacerlo”   

El ministro de justicia bonaerense, Ricardo Casal, destacó en octubre que los delitos violentos han decrecido sustantivamente en la provincia de Buenos Aires en los últimos años.

”Si miramos los niveles estadísticos que imparten las fiscalías, hemos decrecido sustantivamente los delitos violentos, lo que marca claramente una mejora en lo que es la seguridad”, resaltó.

El balotaje del próximo 22 de noviembre en Argentina va más allá de escoger a un nuevo mandatario. Lo que está en juego es un modelo de país, si seguir avanzando en el desarrollo social y económico o volver al pasado de gobiernos de derecha y neoliberales que llevaron a Argentina a una profunda crisis económica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here