Ley de Medios: Zaffaroni negó presiones a la Corte

”No, no, no”, respondió Zaffaroni cuando, en una entrevista con radio La Red, le preguntaron si la Corte Suprema había recibido presiones en relación al expediente que se tramita en la Justicia en torno al artículo 161 de la Ley de Medios, referidas a los procesos de adecuación.

En este sentido, afirmó que se trata de ”un tema de trascendencia pública”, y sostuvo que ”la preocupación es tener que resolver algo que tiene trascendencia pública” y remarcó que los ”alegatos de oreja” son ”inevitables” porque ocurren ”cuando uno va a comer a un restaurante o se está cambiando en un club o donde sea”.

”Los alegatos de oreja no son presiones sino un accidente propio del ejercicio de la profesión”, resumió Zaffaroni, quien explicó que eso se da cuando a un juez alguien le dice ”mirá, a ver si me podés dar una mano” y sostuvo que situaciones de ese tipo ”forman parte inevitable de la profesión”.

LEÉR MÁS  El exsecretario de Cristina desmintió lo dicho por José López

”¿Qué hacemos? Ponemos cara de poker, escuchamos y después resolvemos lo que nos parece. El alegato de orejas es una carga profesional y, además, no es que lo admitamos sino que se produce en los momentos más impensables. Eso como presión no lo siento”, detalló el ministro del Máximo Tribunal.

Por otro lado, afirmó que ”presión hay cuando hay una amenaza” y remarcó que, actualmente, el país tiene un Poder Judicial ”independiente” en el que, para remover o sancionar un juez, ”se necesita todo un procedimiento, con lo cual la amenaza es relativa”.

En esta línea, Zaffaroni agregó que ”en cuanto a presión política”, lo que hay que tener en cuenta es que ”los políticos pasan y los jueces quedan”, con lo cual -sostuvo- ”es un poco relativo todo eso”.

LEÉR MÁS  El gobierno regulará las matrículas de todos los abogados mendocinos

En otro orden, el ministro destacó que la Corte Suprema ”acortó bastante los tiempos” y ”las cosas se manejan más dinámicamente, pero anualmente tenemos unas 14 mil decisiones”.

”Todo el mundo quiere llegar a la Corte, y si bien abrimos la instancia en un 10 por ciento, ese 90 por ciento no puede ser rechazado mecánicamente sino que hay que analizarlo, evaluarlo, y eso es una carga de trabajo que exige tiempo, para equivocarnos lo menos posible”, detalló el juez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here