En un detallado análisis elaborado por Francés resalta además que ”es una Ley que sustituye la anterior ”ley de la dictadura cívico militar””

En el escrito señala textualmente:

Además del consenso y la movilización de las organizaciones libres del pueblo; recorrió el país con su anteproyecto en más de 40 foros y audiencia públicas, es la ley que más votos tubo en su aprobación y con modificaciones de la oposición, la cual también la voto tanto en Diputados como en Senadores. Todas estas organizaciones de la sociedad civil que lucharon por una ley que sustituya a la de la dictadura confluyeron en la Coalición por una Radiodifusión Democrática y sus 21 puntos. En el informe del 2004 el relator de Libertad de Expresión dice que las reglas generales de defensa de la competencia no son suficientes para garantizar el pluralismo. La secretaria general de la FIP (la Federación Internacional de Periodistas) visitó Buenos Aires, en representación de la mayor confederación de sindicatos y asociaciones de periodistas del mundo, que agrupa a unos 600.000 trabajadores y trabajadoras de prensa de distintos países. Costa fue una de las expositoras del panel ”Libertad de expresión, pluralidad y diversidad de voces” en los foros en apoyo a la Ley de Medios que se realizaron en Plaza Lavalle, frente a Tribunales, durante el primer día de la audiencia pública convocada por la Corte Suprema de Justicia.

La discusión actual es comercial/mercantilista y no por la libertad de expresión o de prensa, ya lo dejo claro la Corte en su último fallo, acá se discute poder y dinero.

Hagamos simple matemática, los tres artículos que están en discusión y un párrafo de otro (En total la Corte debe resolver 4 de 166 que tiene la ley) y ahí está la discusión, la desmonopolización del grupo, 230 licencias o sea 230 ciudades donde provee Cablevisión su señal, ahora multipliquemos 230 x 40000 abonados por $ 250 promedio por abonado, ese es el numero que desvela y sostiene económicamente al Grupo Clarín y dará cualquier batalla por sostener esa masa de dinero en sus arcas, acá es donde queda claro que el tema es dinero y poder, poder para hacer la cabeza a todos esos abonados con su desinformación real haciendo vivir un país virtual, el 65% de los abonados del cable en Argentina los provee Cablevisión. Según los estados contables del Grupo Clarín y considerando la opción más rentable, el Grupo Clarín debería desprenderse de empresas, facturación y ganancias anuales por 2.799 millones de pesos.

El Grupo Clarín está constituido como una sociedad anónima que cotiza en bolsa. De acuerdo a sus ventas, se encuentra entre las 20 empresas más importantes del país, superada por Techint, Telefónica, las grandes cerealeras y la banca internacional.

Clarín se encuentra dividido en cuatro ”segmentos de negocios”: El primero, los servicios de comunicación audiovisual con vínculo físico, los cable-operadores Multicanal / Cablevisión, con presencia en doce provincias (Neuquén, Río Negro, Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Chaco, Formosa, Salta) y la Capital Federal. Posee 3,4 millones de abonados, es decir el 56% del mercado. Sobre este soporte el Grupo distribuye internet de banda ancha y fibra óptica a través de Fibertel( Con su licencia caduca). Este segmento es el más rentable, representando 2/3 (65,45%) de todas las ventas del Grupo.

El segundo segmento son las publicaciones gráficas y el soporte para su producción. Es el mascarón de proa sobre el cual el Grupo construyó su posición dominante, el diario Clarín, y la controversial Papel Prensa. Además, el deportivo Olé y el gratuito La Razón, las revistas Revista Ñ, ARQ, Pymes, Elle, Genios y Tiki-Tiki. A través de la Compañía Inversora en Medios de Comunicación (CIMECO), el Grupo controla Los Andes de Mendoza y La Voz del Interior de Córdoba. También controla AGL, integrada por AGR (Clarín) y el diario El Litoral, la mayor planta impresora del país. Clarín está asociado con Techint en Impripost Tecnologías (para hacer impresión variable, es decir campañas de marketing directo). Es propietario de la agencia de noticias DyN y organizador de ferias como ”Expo-Agro”.

El tercer ítem es la generación y distribución de contenidos. El Grupo controla Artear, propietario de las señales de cable: Metro, Volver, Magazine, TyC Sports (TSC) y Todo Noticias (TN) y propietario de los canales 13 (Capital Federal), 10 de Tucumán, 10 de Mar del Plata, 9 del Litoral, 9 de Resistencia y 10 de Río Negro. Participa de las productoras Pol-Ka, Ideas del Sur y Patagonik Film Group. En cuanto a radio, opera desde Mitre (Capital Federal, Mendoza y Córdoba) y FM 100. A través de IESA maneja las licencias de eventos deportivos. En el último segmento se encuentra la Compañías de Medios Digitales CMD que posee los sitios web Clarín.com, olé.com y otros. En este segmento está la compañía Gestión Compartida (GC), que terceriza la administración del grupo y brindan esos mismos servicios a otras empresas.

Se trata de una ofensiva internacional y de la oligarquía mediática que se ha hecho acompañar por las voces y los intereses de los grupos concentrados y corporaciones como PRISA de España, CNN, TELEVISA de México, GLOBOVISION de Venezuela, CARACOL de Colombia, MERCURIO de Chile, O’ GLOBO de Brasil y otras comandadas por la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) Organismo que nuclea a los propietarios de medios creada por el Departamento de Estado de EEUU en el año 1945 y dirigida en su inicio por el coronel Jules Dubois, ya en el V Congreso Interamericano de Prensa (Año 1950), por la delegación estadounidense, integrada por tres personajes claves: un representante del Departamento de Estado, Tom Wallace, y dos altos oficiales de la CIA, Joshua Powers y Jules Dubois. El trío era encabezado aparentemente por Wallace, pero en realidad el personaje central, como se demostraría luego, fue siempre Dubois, quien coordinó durante 15 años después la labor de la CIA-SIP en América Latina. Esta red de empresas mediáticas en todo el continente de extrema relación con los republicanos de EEUU bajo la tutela de la SIP defienden y quieren mantener corporativamente su statu quo.

La Ley es totalmente constitucional, la facultad que tiene el Congreso de la Nación de regular para evitar la concentración de medios, entendiendo que esa regulación no limita la libertad de expresión sino que, al contrario, tiende a garantizarla. Ese principio debe ser considerado por la Corte a la hora de analizar la constitucionalidad de la ley.

También existe una realidad que no está trabada judicialmente y es la entrega de licencias como indica la Ley, La AFSCA a entregado a la fecha según un informe realizado por ellos, 886 licencias, pero hay una mora del estado en entregar más de 4000 licencias en el país, medios de comunicación que están al aire, operativos y contemplados dentro de la ley 26.522 Ley de servicios de comunicación audiovisual, esa es una deuda a la fecha pendiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here